Agroindustria

El deleite del café



Curiosidades humeantes

El café llegó a nuestro país procedente de Asia a fines del siglo XVIII y su cultivo se estableció en los territorios altos de climas húmedos y tropicales como: Chiapas, Veracruz, Puebla, Oaxaca, Guerrero, Hidalgo, San Luis Potosí, Nayarit, Colima, Jalisco, Querétaro, Tabasco.

Pese a que México ocupa el quinto lugar mundial como exportador detrás de Brasil, Colombia, Indonesia y Vietnam, con un volumen de producción que oscila entre los cuatro a cinco millones de sacos por año, tiene uno de los consumos más bajos (1.2 kg per cápita). Esto se debe, probablemente, a la falta de difusión sobre el maravilloso sabor del café y todas las recetas en las que puede estar presente, no solo como bebida caliente o fría, sino en postres, pasteles y cremas.

Los investigadores de la Universidad Carnegie Mellon indicaron que grandes dosis de cafeína aumentan la presión arterial, aceleran el corazón y producen la respiración rápida y superficial, alteraciones que privan al cerebro del oxígeno necesario para mantener la calma y pensar racionalmente.

Son muchos los mitos y tabúes que existen alrededor del café y su relación con la salud, que si es antioxidante, que cuál es el número ideal de tazas que deben tomarse al día. Que si tomarlo en abundancia perjudica a los huesos, en fin, mientras los amantes del café y sus detractores se ponen de acuerdo con las dosis, no podemos negar el delicioso olor y sabor de esta infusión y sus derivados.

Para cerrar esta tentación con altas dosis de cafeína retomemos la descripción de Charles Maurice de Talleyrand, quien aseguró que esta bebida, para ser perfecta, debe ser negra como el demonio, caliente como el infierno, puro como un ángel y dulce como el amor.

Información e imágenes

Países que nos están viendo


Países que nos están viendo