Agroindustria

Gana terreno producción de invernadero

Durante los próximos años se espera que México sea una de las regiones donde más se desarrollen cultivos en invernadero, debido a varios factores: Estados Unidos demanda más hortalizas frescas; el TLCAN facilita el movimiento de hortalizas hacia esa nación, y las diversas condiciones ambientales en territorio mexicano permiten producir a bajo costo.

Existen diversos productos de exportación que ya se pueden cultivar en invernadero: jitomate, pimiento, cebollín, berenjena, lechuga, pepino, flores ornamentales, forraje verde hidropónico y fresa.

En el ámbito interno, en la medida en que la población tenga mayor poder adquisitivo el mercado de las hortalizas frescas crecerá, ya que es parte de la cultura alimenticia del mexicano, sobre todo el consumo de jitomate.

Armando Ramírez Arias, profesor investigador de la Universidad Autónoma Chapingo (UACh), refiere que además de hortalizas frescas hay un potencial enorme en flores de corte, porque hay fuerte demanda en Estados Unidos y México participa con muy alto porcentaje en el abasto. En la actualidad, países europeos, de Suramérica y Centroamérica abastecen ese mercado.

En México se producen flores de corte bajo invernadero y existe mucho potencial. Hay proyecciones de que la superficie de invernaderos se incremente considerablemente, incluso con la participación de inversionistas europeos establecidos en México en asociación con empresas mexicanas. De hecho, éstos están empezando a invertir en flores como rosa y gerbera, en el estado de Querétaro.

Las empresas interesadas en invertir en México cuentan con sistemas tecnológicos avanzados. En Sonora hay una empresa que tiene el mismo desarrollo que Holanda. En el centro del país como Guanajuato, Jalisco y Querétaro el nivel tecnológico es equiparable al de España e Italia.

Crecimiento exponencial

En nuestro país existe todo tipo de invernaderos, de diversos tamaños, dimensiones, superficie cubierta y niveles tecnológicos. Su crecimiento ha sido exponencial y cada año se suman entre 200 y 250 hectáreas a las ya existentes.

En las últimas tres décadas en México se ha experimentado un gran incremento en la superficie bajo invernadero que pasó de 800 hectáreas a mediados de la década pasada a más de tres mil hectáreas en 2004. A lo anterior hay que agregar otras tres mil hectáreas de túneles, cubierta de plástico y casas de malla sombra.

Estas estructuras se extienden por casi todo el país, cubriendo prácticamente todas las condiciones climáticas, desde zonas desérticas hasta regiones tropicales, desde el nivel del mar hasta los tres mil metros de altura, con una amplia variedad de cultivos y sistemas de producción.

Durante el IX Congreso Nacional Agronómico realizado a finales de abril en la Universidad Autónoma Chapingo, los especialistas en la materia recordaron que el uso comercial de los invernaderos se inicia en la década de 1970 con la producción de flores de corte, posteriormente se emplean en la producción de plántula de hortalizas para trasplante a campo abierto y se establecen los primeros destinados a la producción de hortalizas.

La mayor parte de los invernaderos instalados en México son de empresas de países desarrollados como Holanda, España, Israel, Francia, Estados Unidos y Canadá, y una pequeña parte de productores nacionales.

Respecto a la superficie, existen unidades menores a 500 metros cuadrados, que corresponden a pequeños productores, hasta algunas empresas que poseen más de 100 hectáreas de invernaderos. En materia de tecnología, hay estructuras rústicas y otras completamente computarizadas.

Los expertos estiman que 60 por ciento cuenta con cubiertas de plástico flexible, un 3 por ciento con cubierta de vidrio, 4 por ciento con otros materiales y un 34 por ciento con casas de malla sombra. Por otro lado, más del 95 por ciento son estructuras de metal, pero existen casos sui generis donde se utilizan columnas de cemento.

La mayor parte de superficie bajo invernadero está destinada a producir hortalizas para la exportación, de la cual 87 por ciento tiene como destino Estados Unidos, 9 por ciento Canadá, 2 por ciento Europa y 1 por ciento Japón, el resto se destina a otros países.

Todos los factores mencionados anteriormente hacen proyectar que el futuro en materia de invernaderos es promisorio y puede convertir a México en un país destacado en la producción bajo este sistema.

Comentarios

comentarios

Siguenos!

Países que nos están viendo


Países que nos están viendo

Suscribete al Boletin