Agroindustria

Historia de la fábrica de dulces Miguelito

Una dulce historia

A principios de 1970 en la Ciudad de México, Valente González trabajaba en una empresa dedicada a la elaboración de pulpa de fruta, sin embargo, al atravesar por una época difícil, la empresa se vio obligada a despedirlo, dándole como única indemnización una máquina manual y un refrigerador empleado para envasar producto. Visto en esta situación, su espíritu emprendedor plantó la semilla de lo que hoy es Dulces Miguelito.

A finales de 1971, después de arduas horas de trabajo crea el “Chamoy Miguelito”, deliciosa pulpa que en sus inicios Valente la ofrecía y repartía en las tiendas y dulcerías montado en su bicicleta. Su fórmula original, su incomparable calidad y el entusiasmo de Valente posicionaron rápidamente a Miguelito como el mejor producto de su clase.

Entre 1973 y 1974 Valente crea “Chamoy Miguelito Polvo Enchilado y de Sabores”, gozando inmediatamente de gran popularidad. Cabe resaltar que estos dulces fueron envasados en la primera máquina para polvo diseñada por el propio Valente.

Entre 1975 y 1980 se unen a la familia de productos la “Paleta de Menta”, el “Chabacano Rojo”, el “Chabacano Seco” y se da un paso gigante hacia las primeras máquinas automatizadas para su producción.

De 1993 a la fecha Dulces Miguelito ha mantenido su constante innovación en el mercado de los dulces, creando la pulpa “Mickey”, la paleta “Miguelín” y los “Chochiboys”, entre otros, y con el compromiso de seguir innovando y creando las golosinas más deliciosas y divertidas para los niños de México.

Información e imágenes

Comentarios

comentarios

Siguenos!

Países que nos están viendo


Países que nos están viendo

Suscribete al Boletin