Hortofruticola

Achicoria: propiedades y beneficios

Un toque amargo lleno de vitaminas y color

“Hortaliza compuesta de hojas y raíces amargas, originaria de las zonas mediterráneas de Europa, África y Asia. Suele consumirse en crudo o en ensaladas proporcionando una espectacular pincelada de color. Su sabor es agradable, ligeramente amargo”, escribe sobre la achicoria la Fundación Española de la Nutrición (FEN).

Existen dos tipos básicos de achicoria: una con hojas verdes, delgadas y bordes dentados, y otra con hojas anchas, bordes ondulados y con cogollo, más parecidas a la lechuga. También puede variar su color, aunque todas mantienen un tallo o nervio central blanco: algunas son verde claro y otras casi moradas, con toda una gama intermedia.

“Tiene numerosas propiedades depurativas y diuréticas y un notable contenido en vitaminas, entre las que destaca la C”, recuerda la FEN. Es decir, es un buen alimento para cualquier persona, 100 gramos de sus hojas solo contienen 18 kilocalorías, en especial para quien sigue una dieta para perder peso.

Su sabor es amargo, esto hace que la achicoria no gusta a todo el mundo, pero deberíamos integrarla porque también es rica en provitamina A (buena para la vista, la piel y el cabello) y en potasio. En menor medida, también contiene minerales como el magnesio y el calcio, así como algo de fibra.

Aunque en una ensalada aporta textura y sabor, la achicoria sobresale por sus cualidades digestivas. Incorporarla en ágapes pesados los hará algo más livianos.

Información e imágenes

Comentarios

comentarios

Siguenos!

Países que nos están viendo


Países que nos están viendo

Suscribete al Boletin