Agroindustria

Sube factura mundial por la importación de alimentos

Preocupación en la FAO por el impacto económico y social en los países pobres

Si bien los precios de los productos alimentarios se han mantenido por lo general estables, el costo de la importación de alimentos aumentará en 2017 hasta los mil 413 billones de dólares, lo que supone un incremento del 6 por ciento con respecto al año anterior y el segundo valor máximo registrado hasta la fecha, según señala el último informe sobre Perspectivas alimentarias, publicado por la FAO.

El aumento de la factura por las importaciones se debe al incremento de la demanda internacional de la mayoría de productos alimentarios, así como a la subida de las tarifas de flete. Las consecuencias económicas y sociales de aumentos superiores a los dos dígitos en las facturas por la importación de alimentos de los países menos adelantados (PMA) y los países de bajos ingresos con déficit de alimentos (PBIDA), resultan especialmente preocupantes.

El incremento de los costos de las importaciones se produce en un momento en el que los inventarios son abundantes, las previsiones de cosecha son buenas y los mercados de productos alimentarios continúan estando bien abastecidos.

El informe Perspectivas alimentarias —que se publica semestralmente—, analiza de forma detallada los mercados de las principales categorías de alimentos, incluyendo la yuca, los sectores ganadero y lácteo, pescado, aceites vegetales y los principales cereales. Si bien las tendencias de producción son en conjunto positivas en todos los ámbitos, los precios medios de las transacciones internacionales pueden ocultar detalles relevantes. Por ejemplo, si bien los precios internacionales del trigo han permanecido estables, el precio del trigo Hard Red Spring de Estados Unidos —popular variedad de alta calidad con contenido proteico suficiente para elaborar fideos y pasta— fue un 40 por ciento más elevado en julio de 2017 que hace un año.

Los precios de las variedades aromáticas de arroz han crecido ocho veces más rápido que el índice de la FAO para todos los tipos de arroz, que ha aumentado un 4 por ciento este año. Del mismo modo, el índice de precios de la FAO para la mantequilla ha subido un 41 por ciento en lo que va de año, un crecimiento de más del triple que el registrado por el índice de precios de los productos lácteos, del cual forma parte.

Los sectores ganadero y lácteo han resultado especialmente dinámicos. Las importaciones de carne alcanzarán este año un máximo histórico de 176 mil millones de dólares, un 22 por ciento más que en 2016. Se prevé que la producción mundial de leche crezca un 1.4 por ciento, impulsada por un notable crecimiento del 4 por ciento en la India, a pesar del posible descenso en China a causa del endurecimiento de la normativa medioambiental y de los controles de calidad.

Se espera que la producción mundial de aceites de semillas oleaginosas —los aceites vegetales y las grasas animales son los productos de importación más costosos para los PBIDA— aumente ligeramente este año tras la buena temporada del año pasado. Pero la producción mundial de soya —pese al aumento de las siembras en el hemisferio norte— disminuirá a medida que los rendimientos desciendan a niveles normales tras las condiciones meteorológicas prácticamente óptimas del año pasado.

Información e imágenes

(Visited 18 times, 1 visits today)

Síguenos

Derecha 01 Area derecha widgets






Izquierda 01 First Left Widget Area








Izquierda 02 First Left Widget Area



Izquierda 03 First Left Widget Area


Países que nos están viendo