Agroindustria

Té de la India masala chai

El 63 por ciento del té que se consume en el mundo es producido por China y la India

Considerado un ritual, e incluso una forma de vivir, el té es una tradición vinculada a la meditación, a las relaciones sociales, a la cultura, al arte y al intercambio social.

A orillas del río Bhramaputra, en el viejo valle de Assam, entre China y la India, se pueden encontrar los orígenes del té. De acuerdo con cifras de Euro Te, el 63 por ciento de todo el té que se consume en el mundo es producido en esos países; el resto se dispersa entre 25 naciones más.

Con 179 años de respaldo, actualmente la India es el segundo productor de té en el mundo y el primero en producción de té negro. Su consumo per cápita es de 730 gramos al año, lo equivalente a mil 460 tazas y al 82 por ciento de su producción; la cual se expresa principalmente en tés para bolsitas producidos por el sistema CTC (curled, tear, crushed), aunque también producen excelentes tés de hoja entera (u ortodoxos).

Durante muchos siglos la cultura asiática ha utilizado a esta bebida como potenciador de nuestro bienestar y equilibrio mental. El masala chai, “té negro con mezcla de especias”, es uno de los tés más característicos de la India. Normalmente se consume con azúcar, leche y especias.

Existen ocho denominaciones de origen del té de la India: Darjeeling, Assam ortodoxo, Assam CTC, Dooars CTC, Dooars Terai, Nilgiri Orthodox, Nilgiri CTC y Kangra. De acuerdo con la Tea Master, Olivia Medina, “solo en ese país se tiene este certificado y todas se refieren a té negro, aunque cada región tiene sus particularidades, aromas, sabores, color de la infusión, fuerza, carácter, etc.”.

Información e imágenes: Tradex

Comentarios

comentarios

Palabras clave

Siguenos!

Países que nos están viendo


Países que nos están viendo

Suscribete al Boletin