Agroindustria

Una de cada cinco tortillas de maíz está contaminada: UNAM

Se ha demostrado que las toxinas producidas por hongos en productos cárnicos, cereales y lácteos incrementan grandemente el riesgo de padecer cáncer y enfermedades como hepatitis, cirrosis e inmunodepresión

YUCATÁN (MÉXICO).— Más de tres mil 500 toxinas encontradas en alimentos de origen tanto animal como vegetal amenazan con incrementar enfermedades gastrointestinales y hasta el cáncer en la sociedad moderna si no se encuentra una forma de erradicarlas de estos productos, advirtió la investigadora del Instituto de Biología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Magda Carvajal Moreno.

En el marco del VI Congreso Latinoamericano de Micotoxinas y II Simposium Internacional de Toxinas de Algas y Hongos para la Industria, la coordinadora del evento alertó que se ha demostrado que las toxinas producidas por hongos en productos cárnicos, cereales y lácteos incrementan grandemente el riesgo de padecer cáncer y enfermedades como hepatitis, cirrosis e inmunodepresión.

En Yucatán, señaló, tenemos una industria muy fuerte de cerdos, alto consumo de cochinita pibil, aves, equinos, bovinos, que son afectados y además pasan estas toxinas a la leche, quesos y causan en la gente hepatitis, cirrosis, inmunodepresión y cáncer, dijo.

“Estamos comiendo todo el tiempo estas toxinas que se van acumulando y después de 20 o 30 años de estarlas ingiriendo vienen los problemas de salud y las muertes por cáncer principalmente”, insistió.

“Este evento trae a los mejores en el tema, vienen 50 países diferentes de los cinco continentes, además de los descubridores de las toxinas para tratar de acordar una forma de erradicar éstas de los productos básicos de alimentación”, destacó.

“La presencia de las toxinas es muy frecuente, todas las oleaginosas están contaminadas, por ejemplo el cacahuate, pepita, nueces y pistaches en un 60 por ciento las poseen”, dijo.

“Hemos hecho estudios de 800 kilos de tortilla y encontramos que una de cada cinco tortillas de maíz está contaminada; en el caso del pollo es altísimo porque comen sorgo y maíz y todas estas toxinas pasan a la carne de los animales; tenemos una concentración muy alta en pechuga de pollo y cerdo, principalmente, porque son los que más se alimentan de esas semillas”, añadió.

Afirmó que el consumo reiterado provoca enfermedades del aparto digestivo y del hígado, ya que la exposición a las micotoxinas puede producir toxicidad, tanto aguda como crónica, con resultados que van desde la muerte hasta efectos nocivos en los sistemas nervioso central, cardiovascular, respiratorio y digestivo.

“Hay que tener control de estas toxinas en los alimentos, tener alimentos limpios”, expresó.

“Hay tres mil 500 toxinas y en todos los alimentos se están consumiendo: en lácteos, quesos, leche, jamón y derivados de carne, huevo, cereales, higos; prácticamente están en todos lados y por ello la importancia de buscar una manera de frenarlas”, concretó.

Fuente: La Crónica de Hoy

Comentarios

comentarios

Siguenos!

Países que nos están viendo


Países que nos están viendo

Suscribete al Boletin