Análisis

10 beneficios a la salud de beber una cerveza bien fría

Los expertos tienen buenas noticias para los consumidores habituales de esta bebida milenaria

Han pasado más de diez mil años de que la inventamos y, de alguna manera, seguimos disfrutándola a la primera provocación. Así es, hablamos de la cerveza, ese amargo néctar de color dorado o caramelo que nos deleita con su potente sabor y un montón de beneficios a la salud que tal vez no conocías.

Es nutritiva. Por los ingredientes con los que fue hecha, la cerveza contiene altas cantidades de vitaminas del grupo B, fibra, antioxidantes y carbohidratos.

Se sabe que la cerveza también ayuda a reducir las probabilidades de desarrollar diabetes.

Tiene un montón de minerales. Además de contener magnesio, aporta calcio a la dieta de las personas. Pero cuidado, no intentes consumir todo el calcio que podrías obtener de otros alimentos solo en cerveza.

Previene infartos. Esta noble bebida también tiene el potencial de retrasar la oxidación de las células, aumentar la cantidad de colesterol bueno (del tipo HDL) y protegerte de lesiones miocárdicas agudas.

En general la cerveza favorece la función cardiaca y tiene cualidades antiinflamatorias que reducen el riesgo cardiovascular.

Hace a los huesos más fuertes. Varios estudios científicos sugieren que el consumo moderado de cerveza promueve la densidad ósea y evita la pérdida de calcio en los huesos. También ayuda a la prevención de la osteoporosis.

Protege contra enfermedades degenerativas como el Alzheimer. La cerveza contiene cantidad suficiente de silicio para protegernos del Alzheimer una vez que llegamos a cierta edad. Según expertos médicos, este elemento químico reduce la biodisponibilidad de aluminio en el tejido cerebral que se vincula con el desarrollo de enfermedades neurodegenerativas.

Reduce la posibilidad de infección. De acuerdo con un estudio especializado, beber cerveza en dosis pequeñas durante un mes mejora la capacidad del sistema inmunológico para combatir infecciones, especialmente en mujeres.

Ácido fólico. Durante el embarazo se recomienda consumir ácido fólico, pero no cuando este nada entre el alcohol de la cerveza. Se sabe que la cerveza sin alcohol también contiene suficiente ácido fólico como para contribuir al desarrollo de los bebés (aunque en estos casos lo mejor es mantenerse lejos de esta bebida).

Hidrata (cuando la tomas con moderación). Una buena hidratación es básica para llevar un estilo de vida activo y saludable y ¿qué crees? El consumo moderado de cerveza también ayuda a alcanzar esta meta.

Resulta que se han descubierto características organolépticas que ayudan a recuperar el metabolismo hormonal e inmunológico tras una larga jornada de ejercicio.

Alivia (un poco) el dolor. Recientemente se descubrió que la cerveza tiene ciertas propiedades analgésicas. Claro, no estamos diciendo que si sufres un dolor de cabeza debes tomarte una caguama, pero sí que el poder de la cerveza para aliviar el dolor en cierta medida es real.

Mejor digestión. Ya sea de trigo, cebada o centeno, la cerveza contiene fibra que contribuye a tener una mejor digestión. Bébela con moderación si quieres aprovechar esos beneficios.

Sí, la cerveza es muy nutritiva y no podemos esperar a probar el próximo tarro, pero recuerda que siempre hay que beberla sin excederse.

Información e imágenes

Comentarios

comentarios

Siguenos!

Países que nos están viendo


Países que nos están viendo

Suscribete al Boletin