Análisis

5 bebidas de Oaxaca que quizá no conoces

Conoce estas refrescantes bebidas originarias del estado de Oaxaca

Ciudad de México, 10 de octubre de 2019.— Te presentamos cinco bebidas oaxaqueñas que quizá no conoces:

Chocolate–atole. Es una bebida que los zapotecos de los Valles Centrales consideran importante para el desayuno y fechas especiales. Es tan singular que su preparación suele comenzar con días o meses de antelación. Para empezar, los granos de cacao deben de fermentar por seis meses en hoyos en el piso; luego habrán de ser lavados y secados a la sombra. Una vez que el cacao está listo, y sin la cáscara, se le debe tostar y mezclar con maíz previamente molido en el metate para hacer una pasta que puede —o no— ir endulzada. Todo el esfuerzo culmina en una bebida ligeramente densa y refrescante.

Pozontle. Esta refrescante bebida con delicado sabor a cacao, está compuesta por una mezcla de agua, semillas de cacao, cocolmeca (una planta que crece en la Sierra Norte), piloncillo y maíz quebrado. La tradicional receta zapoteca proviene del municipio de Villa Hidalgo Yalalag, donde se consume en fiestas patronales o fechas especiales.

Agua de taberna. Desde hace más de 40 años, José Luis Toledo Morales aprendió a preparar el agua de taberna: típica en la época de Día de Muertos. Hacerla implica tiempo y empeño: primero ha de elegir las palmeras de donde obtendrá salvia para preparar la taberna, los árboles deben tener entre 15 a 20 años de edad. Luego, a estos deberá hacerles un corte para obtener el líquido que fermentará naturalmente por 20 días. Finalmente, utilizará el resultado para diluirlo en agua y obtener una refrescante bebida con sabor agridulce.

Bu’pu. En zapoteco del istmo, la palabra bupu significa espuma, haciendo alusión a la característica distintiva de esta preparación zapoteca. Para prepararla se necesita cacao, atole blanco y dos flores: flor de mayo (cacaloxuchitl) y flor de amarillito.

Tejate. Refrescante y ligeramente dulce, así es el tejate, un espumoso líquido tradicional en los Valles Centrales de Oaxaca. La base de esta bebida son el cacao y el maíz, a los cuales se les añade rosita de cacao y agua fría hasta que se forma una bebida coronada con una fina y cremosa capa de espuma. Suele servirse en jícaras de color rojo, especialmente en el pueblo de San Andrés Huayapam, Oaxaca.

Comentarios

comentarios

Siguenos!

Países que nos están viendo


Países que nos están viendo

Suscribete al Boletin