Análisis

Arrasan en Veracruz con zonas verdes

Veracruz, Ver.— La deforestación del suelo para la construcción de desarrollos está causando estragos en este puerto.

El caso más reciente se registra en la entrada norte de la ciudad, donde la Administración Portuaria Integral (API) arrasó con cientos de pinos que formaban una barrera natural que protegía a los vecinos del viento y la arenilla del mar.

La API taló las coníferas para construir una carretera que entronca con el kilómetro 13.5 de la autopista Veracruz-Xalapa, y otros complejos relacionados con actividades portuarias.

No han pasado ni dos años desde que iniciaron las obras, y los efectos nocivos ya se dejan sentir. Vecinos de colonias aledañas se han manifestado en varias ocasiones para exigir que se frene la deforestación y se resuelva el problema que enfrentan ahora, pues el aire que respiran tiene arenilla.

Para la ambientalista Isabel Estrada, Veracruz ha sufrido una tala inmoderada en los últimos años.

Uno de los casos más notorios, dice en entrevista, es la tala de coníferas que cumplía la función de barrera natural que detenía la arena de la playa.

Una investigación de la Universidad Veracruzana indica que en la entidad se han deforestado al menos 340 mil 932 hectáreas en un lapso de diez años.

Especialistas del Centro de Investigaciones Tropicales de la Universidad Veracruzana tienen localizados al menos 25 “focos rojos” de áreas naturales que precisan de acciones inmediatas para preservar su riqueza biológica.

Algunas de las principales causas de la pérdida de zonas verdes derivan de actividades agropecuarias, ampliación de infraestructura vial y urbanización.

Entre los denominados “focos rojos” hay nueve humedales, zonas costeras, algunas áreas donde predomina el bosque mesófilo en regiones montañosas, cuatro bosques de pino y selvas subhúmedas y baja.

“Los más prioritarios son el valle del Uxpanapa, la selva de Los Tuxtlas, los humedales de Coatzacoalcos, la Laguna de Tamiahua y el bosque mesófilo de la Sierra Madre Oriental”, se indica en la investigación hecha por los especialistas Edgard Alan Ellis, Marisol Martínez Bello y Roberto Monroy Ibarra.

Pero la devastación es mayor. En la zona turística Veracruz Boca del Río se destruyó una superficie de aproximadamente cien hectáreas de manglares para la construcción de una zona residencial denominada El Dorado.

El proyecto está a cargo de la familia Ruiz, empresarios reconocidos en el estado.

De acuerdo con el responsable de proyectos especiales de la Gerencia Regional Golfo Centro de la Comisión Nacional Forestal, Joaquín Becerra Zabaleta, en un año se llegan a perder hasta 600 hectáreas de manglar.

La cifra es más alarmante si se toma en cuenta que entre 1993 y 2002 se perdieron en Veracruz nueve mil hectáreas de este ecosistema, debido, en parte, a la tala inmoderada, según información del Instituto de Ecología.

El especialista recordó que entre 85 y 90 por ciento de las pesqueras del país dependen del desarrollo de especies directamente relacionadas con los manglares.

A la fecha Veracruz cuenta con 43 mil 800 hectáreas de mangle, y los sistemas de mayor relevancia son la Laguna de Tamiahua y el Sistema Lagunario de Alvarado, donde se reproducen la mayor parte de las especies del Golfo de México, así como la región de Sontecomapan y Catemaco, Tecolutla, Tuxpan y Actopan.

Fuente: Reforma

Comentarios

comentarios

Siguenos!

Países que nos están viendo


Países que nos están viendo

Suscribete al Boletin