Análisis

Beber vino estimula más al cerebro que matemáticas y música clásica

Beber vino es mucho más que una experiencia placentera y relajante, es toda una aventura que estimula el cerebro a un nivel neurológico

Si considerabas que no existía actividad más intelectual para estimular el cerebro que realizar ejercicios de matemáticas o escuchar a los grandes genios de la música clásica, estás equivocado, pues de acuerdo con el neurocientífico de la Universidad de Yale, Gordon Shepherd, beber vino es más estimulante a un nivel neurológico.

En su estudio, “Neuroenología: Cómo el cerebro crea el sabor del vino”, Shepherd asegura que beber vino estimula al cerebro más que cualquier otra actividad, pues existe una “tremenda gama de sistemas sensoriales, motores y del cerebro central involucrados en una cata de vinos.”

“A diferencia de un problema de matemáticas, que requiere una cantidad limitada de actividad cerebral, la evaluación del vino involucra múltiples sistemas sensoriales, como ver, oler y degustar.”

Asimismo, el científico argumenta que al igual que los mecanismos de la vista crean los colores una vez que los objetos han sido “golpeados” por la luz, las moléculas en el vino no tienen sabor y es nuestro cerebro quien se encarga de esto.

“La analogía que uno puede usar es el color. Los objetos que vemos no tienen color: la luz los golpea y rebota. Es cuando la luz golpea nuestros ojos que activa sistemas en el cerebro que crean color para esas diferentes longitudes de onda. De manera similar, las moléculas en el vino no tienen sabor, pero cuando estimulan nuestros cerebros, el cerebro crea el sabor de la misma manera que crea el color.”

Así que ya lo sabes, beber vino es más que un momento de placer y relajación, es toda una aventura que estimula al cerebro mucho más que cualquier otra actividad. ¿Con qué vino pretendes entrenar a tu cerebro el día de hoy?

Información e imágenes

Comentarios

comentarios

Siguenos!

Países que nos están viendo


Países que nos están viendo

Suscribete al Boletin