Análisis

Buenos hábitos alimenticios: una solución desde la infancia

Alimentar sanamente a los infantes desde edades tempranas no solo beneficia su salud y crecimiento, sino también genera hábitos y buenas costumbres de alimentación

Ciudad de México, 17 de noviembre de 2020.— Aunque nunca es tarde para cambiar los hábitos alimenticios y comenzar a cuidar la salud, Elvira Sandoval Bosch, académica del Departamento de Salud Pública de la Facultad de Medicina (FM), asegura que si los hábitos saludables se adoptan a edad temprana los beneficios son muchos mejores y es posible prevenir enfermedades graves.

En su participación en el programa “La UNAM responde”, Sandoval Bosch mencionó la importancia de tener una alimentación sana que incluya todos los grupos de alimentos, sobre todo en la infancia.

“Es decir, comer de todo un poco. Si se sigue el plato del buen comer, se busca la combinación de los alimentos y, además, se incluyen aquellos de temporada, sería una buena forma de seguir una alimentación saludable.”

Aseguró que alimentar sanamente a los infantes desde edades tempranas no solo beneficia su salud y crecimiento, sino también genera hábitos y buenas costumbres de alimentación, mismas que serán más difíciles de corromper llegando a la adolescencia, etapa en la que más se consumen productos procesados y altos en calorías a causa de la influencia del entorno, publicidad, amigos, etc.

En cuanto a la obesidad infantil, comentó que los niños que la padecen suelen tener problemas en sus huesos y músculos, además se ha identificado que también pueden sufrir de enfermedades como diabetes e hipertensión, dejando consecuencias que se sufrirán aún más en su edad productiva.

Hizo hincapié que en caso de continuar con los malos hábitos, hay una gran probabilidad de que esta generación de niños con sobrepeso mueran antes que sus padres, por lo cual es necesario dejar de consumir alimentos altos en grasas, azúcares, incluir más frutas y verduras, pero sobre todo orientar a la población e informarla sobre estrategias de nutrición.

Sandoval recomendó acudir con profesionales de la nutrición que enseñen a comer en cuanto a cantidad y calidad sin la necesidad de eliminar gran cantidad de alimentos.

“El problema del veneno está en la cantidad, lo mismo ocurre con los alimentos, estos no son malos por sí mismos, sino por la cantidad y la frecuencia con que los consumimos”, enfatizó.

Además, la universitaria sugirió que la comida no sea vista como premio o castigo, que cada alimento se disfrute, y una buena táctica para crear hábitos saludables es planear de manera familiar lo que se comerá, y con base en ello se pueden realizar las compras pertinentes e incluir a todos los integrantes en las preparaciones.

Comentarios

comentarios

Siguenos!

Países que nos están viendo


Países que nos están viendo

Suscribete al Boletin