Análisis

Central de Abasto pierde su esencia por desabasto de gasolina

Contrario al panorama cotidiano, en el mercado, considerado el más grande del mundo, se está quedando la mercancía, sus locatarios ven cómo lentamente sus productos se echan a perder, además suben los precios para sacar lo del día

Los gritos que se han convertido en murmullos de inconformidad, pasillos vacíos, grandes cantidades de fruta, verdura y carne podridas, además de un alza de precios, son los elementos que describen la situación actual de la Central de Abasto de la Ciudad de México; sus clientes, mayoristas y minoristas, han dejado de ir por el desabasto de gasolina que se registró en la capital desde el 8 de enero, y es que los vehículos de los consumidores se han quedado sin combustible, mientras que otros pierden mucho tiempo en ir a las gasolineras.

La lucha contra el huachicol, medida implementada por el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, y que consiste en cortar el flujo de combustible en los ductos de Petróleos Mexicanos que abastecen a las gasolineras, ha provocado preocupación en María Andrade, quien desde hace más de 30 años vende aguacates y naranjas en el pasillo I–J; su ceño fruncido muestra tensión y es que ha habido una gran baja en sus ventas. Reconoce que el panorama no había sido tan difícil desde la crisis económica de 1994.

Información e imágenes

Comentarios

comentarios

Siguenos!

Países que nos están viendo


Países que nos están viendo

Suscribete al Boletin