Análisis

El Cimmyt y la seguridad alimentaria

Con prácticas agronómicas sostenibles, quienes más dependen de la agricultura tendrán suficiente para ganarse la vida y alimentar a sus familias

Como alimentos básicos, el maíz y el trigo proporcionan nutrientes vitales y beneficios para la salud, que representan cerca de dos tercios de la ingesta de energía alimentaria del mundo, y contribuyen de 55 a 70 por ciento al total de calorías en las dietas de las personas que viven en países en desarrollo, según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés).

Los científicos del Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (Cimmyt) abordan la inseguridad alimentaria con variedades mejoradas ricas en nutrientes, de alto rendimiento y con prácticas agronómicas sostenibles, asegurando que quienes más dependen de la agricultura tengan suficiente para ganarse la vida y alimentar a sus familias.

La ONU proyecta que la población mundial aumentará a más de nueve mil millones de personas para el año 2050, lo que significa que los éxitos y fracasos de los productores de maíz y trigo seguirán teniendo un impacto crucial en la seguridad alimentaria.

Los hallazgos del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, que muestran que las olas de calor podrían ocurrir con mayor frecuencia y que las temperaturas de la superficie global podrían aumentar hasta cinco grados centígrados a lo largo del siglo, indican que el aumento en el rendimiento por sí solo será insuficiente para satisfacer la futura demanda de alimentos.

Información e imágenes: https://www.cimmyt.org/es/noticias/seguridad-alimentaria/

Palabras clave: seguridad, alimentaria, calorías, dieta, temperaturas

Comentarios

comentarios

Siguenos!

Países que nos están viendo


Países que nos están viendo

Suscribete al Boletin