Análisis

Factura de importaciones alimentarias disminuiría ante abundante oferta

En el informe Perspectivas Alimentarias de la FAO se analizan las nuevas tendencias del comercio, las enfermedades animales y la producción agrícola mundial

Es probable que la factura mundial de importación de alimentos disminuya en 2019, aunque los países más pobres y vulnerables no serán los principales beneficiarios de esta tendencia, según un nuevo informe de Naciones Unidas.

La última edición de las Perspectivas Alimentarias de la FAO pronostica que, a escala global, las importaciones de alimentos caerán un 2.5 por ciento en 2019, hasta los mil 472 billones de dólares estadounidenses.

Quienes más disfrutarían esa reducción de los costos serían los países desarrollados, mientras que se espera que la factura de importaciones alimentarias crezca, por ejemplo, en África subsahariana. Y, aunque el menor costo unitario de las importaciones alimentarias sugiere que con la misma cantidad de dinero se podría comprar más comida, esa ventaja queda anulada en casi todos los países de bajos ingresos y con déficit de alimentos, cuyas divisas se debilitan frente al dólar estadounidense, la unidad principal en las transacciones comerciales internacionales.

El café, el té, el cacao y las especias suponen más de la mitad de la disminución prevista en esa factura global, mientras que los costos de importación de azúcar y cereales permanecerían básicamente sin cambios pese al declive de los precios internacionales de estos últimos. La buena noticia para los países vulnerables es la reducción prevista del costo de importación de aceites vegetales, que suelen ser una parte importante de sus importaciones.

Las Perspectivas Alimentarias de la FAO, que se publican semestralmente, evalúan las tendencias de producción y de mercados de un abanico de alimentos que incluye cereales, pescado, azúcar, aceites, leche y carne. Esta edición contiene además informes específicos sobre el impacto que tendrá la expansión de la peste porcina africana (PPA) y sobre las perspectivas de exportación de bananos, aguacates y otras frutas tropicales desde la región de América Latina y el Caribe.

El informe también pronostica una caída del 3.4 por ciento en la producción a partir de capturas de pescado en 2019, una tendencia relacionada con la menor abundancia de las capturas de anchoveta y especies pelágicas menores como el verdel, así como de bacalao salvaje o abadejo. Por el contrario, se espera que la acuicultura avance en 2019, lo que mantendrá estable el consumo de pescado, aunque las dinámicas dentro del sector de la cría de pescado sean diversas: hay mercados con apreturas como el del salmón y los bivalvos y otros con abundante oferta como los de los camarones, la lubina o la dorada.

Información e imágenes

Comentarios

comentarios

Siguenos!

Países que nos están viendo


Países que nos están viendo

Suscribete al Boletin