Análisis

La bioseguridad en el sector agrícola

México es uno de los 10 países con mayor biodiversidad del planeta, debido a la gran cantidad de especies animales, vegetales y microorganismos que habitan su territorio

Ciudad de México, 24 de enero de 2020.— Muchas de las especies vegetales del país son fuente de alimentación y sostenibilidad y, además de ser motivo de orgullo, representan crecientes exigencias en bioseguridad y seguridad laboral, por lo que es preciso contar con una gestión de higiene óptima y con las soluciones de limpieza adecuadas.

Regla de oro: eliminar el polvo. La principal regla en la actividad agrícola es eliminar de la cadena de procesos el polvo y la suciedad lo antes posible y a profundidad. Tener instalaciones libres de polvo brinda varias ventajas: los trabajadores están más motivados y se enferman menos; los equipos sufren menos averías y se dificulta la subsistencia de plagas.

La clasificación, traslado, llenado y embalado de los productos cosechados genera grandes cantidades de polvo y el tránsito de vehículos en las instalaciones ayuda a esparcir las finas partículas en muebles, equipos e incluso en las estructuras elevadas. Esto es peligroso ya que por la humedad del aire pueden generarse moho y micotoxinas en lugares no visibles o anidar parásitos. El empleo diario de aspiradoras, barredoras y/o barredoras-aspiradoras permite recoger las partículas y devolverlas a su sitio: el campo de cultivo. Asimismo, los equipos multifuncionales permiten aspirar líquidos y eliminar el polvo de forma segura de cabinas de tractores, silos de almacenamiento, estanterías, vigas y muchos otros objetos.

El gran reto: eliminar el polvo en el cultivo de cereales. Solo la perfecta eliminación de las partículas finas en todos los pasos del proceso de producción protege la salud de los trabajadores —sobre todo de enfermedades pulmonares—, mantiene la calidad de la cosecha durante el periodo de almacenamiento y evita daños en el edificio y los equipos. ¿Pero qué soluciones son recomendables? Un aspirador en seco/húmedo elimina las partículas de forma efectiva y sin esparcirlas. Para elementos que no es preciso mantener secos, puede emplearse una limpiadora de alta presión.

Por otra parte, la limpieza en profundidad de depósitos y silos antes del almacenamiento evita el arrastre de parásitos de la cosecha antigua a la nueva. Además, se establecen las condiciones necesarias para almacenar los cereales durante un año o más. En este caso, un aspirador con manguera de prolongación impide que se levante el polvo y lo aspira de paredes y otras superficies.

La limpieza eficiente de suelos debe realizarse regularmente con barredoras o con un aspirador de gran tamaño con boquilla para calzadas. La limpieza periódica tiene la ventaja de que se eliminan los restos de cereal que quedan en los medios técnicos de transporte antes de que se esparzan o de que se extienda el moho.

En definitiva, cuando se toma en serio la higiene, todo son ventajas: empleados sanos y motivados, productos seguros y una empresa de reputación impecable, por lo que realizar una limpieza profesional de la mano de expertos en soluciones de limpieza como Kärcher y su línea Professional, garantiza la higiene y la seguridad alimentaria.

Comentarios

comentarios

Siguenos!

Países que nos están viendo


Países que nos están viendo

Suscribete al Boletin