Análisis

Las políticas sobre migración no deben limitarla

Un nuevo informe analiza los vínculos entre la migración rural e internacional

Un nuevo informe sobre la migración presentado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), insta a elaborar políticas que no limiten o aceleren la migración, sino que maximicen la contribución de la migración rural al desarrollo económico y social, al tiempo que se minimizan sus desventajas.

El estado de la agricultura y la alimentación 2018 asegura que la migración debe ser una opción, y no una necesidad. Las políticas sobre migración, agricultura y desarrollo rural deben ser coherentes para garantizar una migración segura, ordenada y regular. El informe pide también esfuerzos para la consolidación de la paz y la creación de resiliencia para ayudar a las comunidades a soportar mejor las crisis y no verse obligadas a desplazarse, y establece medidas para diferentes contextos según los países.

La migración internacional ocupa la mayoría de los titulares, pero el informe demuestra que la migración interna es un fenómeno de mucha mayor envergadura: más de mil millones de personas que viven en países en desarrollo se han desplazado internamente, con un 80 por ciento de esos traslados incluyendo un área rural. El estudio desvela que la migración entre países en desarrollo es ligeramente mayor que la de países en desarrollo a países desarrollados. Y en países de bajos ingresos, los migrantes internos tienen cinco veces más probabilidades de migrar a otros países que las personas que no se desplazan.

Según las recomendaciones del informe, los países con una dinámica de desarrollo deberían centrarse en promover oportunidades de empleo en las cadenas de valor agrícolas, para dar trabajo a las comunidades rurales cercanas a donde viven.

En los países donde escasea el empleo juvenil, resulta esencial crear oportunidades de empleo decente dentro y fuera de la agricultura en las áreas rurales y al mismo tiempo, facilitar la migración ordenada.

Los países en un nivel intermedio de desarrollo deben priorizar la conectividad rural-urbana para incrementar las oportunidades económicas y reducir la “migración de supervivencia” desde las áreas rurales, mientras que los países de destino —incluidos aquellos más demandados—, deben abordar los problemas planteados por la integración inadecuada de los migrantes.

En las crisis prolongadas —donde la población se ha visto obligada a huir—, las estrategias que integran los enfoques humanitarios y de desarrollo apoyarán la autosuficiencia y la resiliencia, tanto de las comunidades desplazadas como de las de acogida.

La migración rural continuará siendo un elemento esencial del desarrollo económico y social, tanto para los países de destino como para los de origen, recuerdan los autores del informe.

Información e imágenes

Comentarios

comentarios

Siguenos!

Países que nos están viendo


Países que nos están viendo

Suscribete al Boletin