Análisis

Los precios de los alimentos caen en octubre

La abundancia de suministros de exportación de los principales productos básicos compensa con creces la subida de los precios del azúcar

Los precios internacionales de los productos alimentarios cayeron en octubre a su nivel más bajo desde mayo, ya que el descenso de los precios de productos lácteos, carne y aceites vegetales compensó con creces la subida de los precios del azúcar, según informó la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

El índice de precios de los alimentos de la FAO —una medida de la variación mensual de los precios internacionales de una canasta de productos alimentarios—, tuvo un promedio de 163.5 puntos en octubre, con una disminución del 0.9 por ciento en comparación con septiembre y un 7.4 por ciento por debajo de su nivel de un año antes.

El índice de precios de los productos lácteos de la FAO lideró el descenso generalizado, cayendo un 4.8 por ciento con respecto al mes anterior y un 34 por ciento por debajo del máximo de febrero de 2014. La debilidad de los precios refleja el aumento de suministros de exportación para todos los productos lácteos principales, sobre todo en Nueva Zelanda.

El índice de precios de la carne de la FAO disminuyó un 2.0 por ciento en relación a septiembre, ya que la carne de ovino, cerdo, bovino y aves de corral cotizó a la baja debido principalmente a los abundantes suministros de exportación.

Por su parte, el índice de precios de los aceites vegetales cayó un 1.5 por ciento —en su noveno descenso mensual consecutivo—, para alcanzar su nivel más bajo desde abril de 2009. Este último descenso fue causado mayormente por la floja demanda mundial de importaciones de aceite de palma y los grandes inventarios que tienen los principales países exportadores de este aceite. Al mismo tiempo, los precios internacionales del aceite de soya subieron ligeramente.

El índice de precios de los cereales de la FAO repuntó, con un aumento del 1.3 por ciento con respecto a septiembre, debido fundamentalmente a los precios más firmes de maíz en Estados Unidos. Por el contrario, los precios del arroz bajaron, en parte lastrados por las fluctuaciones monetarias que afectaron a las variedades de japonica y de arroces aromáticos.

El índice de precios del azúcar de la FAO subió a su vez un 8.7 por ciento, sobre todo como resultado de las perspectivas negativas de producción asociadas con el clima en la India e Indonesia, así como las indicaciones de una mayor proporción de la producción de caña de azúcar de Brasil usada para producir etanol.

La FAO elevó su pronóstico para la producción mundial de cereales en 2018 a dos mil 601 millones de toneladas, debido esencialmente a las mayores estimaciones de la producción de trigo en Canadá y China. No obstante, el nuevo pronóstico se mantiene aún un 2.1 por ciento por debajo del nivel récord alcanzado en 2017.

Está previsto que la producción mundial de arroz supere este año el récord histórico del año pasado en un 1.3 por ciento, alcanzando los 513 millones de toneladas, según la última Nota informativa de la FAO sobre la oferta y la demanda de cereales.

La producción mundial de trigo en 2018 se prevé ahora en alrededor de 728 millones de toneladas, con un descenso del 4.3 por ciento con respecto al año anterior. Actualmente se están sembrando las cosechas de trigo de invierno —que se recolectarán en 2019— en el hemisferio norte. En la Unión Europea, Estados Unidos y la India se espera que unos precios en general remunerativos, estimulen un aumento en las siembras.

La producción mundial de cereales secundarios se pronostica en mil 360 millones de toneladas, una caída del 2.2 por ciento con respecto a 2017. Las cosechas de cereales secundarios se están sembrando ahora en los países del hemisferio sur, y las perspectivas iniciales indican un aumento de las plantaciones de maíz en América del Sur.

La FAO calcula que la utilización mundial de cereales aumente en un 0.2 por ciento, para llegar a un récord de dos mil 653 millones de toneladas, impulsada por un mayor uso industrial y para piensos del maíz, en especial en China y Estados Unidos. Se anticipa que el uso de trigo para el consumo alimentario aumente en un 1.0 por ciento, mientras que en el caso del arroz la subida será de un 1.1 por ciento.

Igualmente se prevé que las existencias mundiales de cereales al cierre de las temporadas de 2019 alcancen casi 762 millones de toneladas, cerca de un 6.5 por ciento por debajo de su nivel récord de apertura. Se espera que los inventarios totales de cereales secundarios disminuyan por primera vez en seis años, mientras que los de trigo bajen en un 4.5 por ciento, con descensos encabezados por los principales países exportadores. Por el contrario, se pronostica que las existencias mundiales de arroz aumenten un 2.6 por ciento, hasta los 176.6 millones de toneladas.

Las previsiones sobre el comercio internacional de cereales señalan ahora una disminución del 1.1 por ciento respecto al nivel récord de 2017/18, con contracciones tanto para el comercio de trigo como el de arroz. Se prevé que el comercio mundial de cereales secundarios se mantenga cerca del nivel récord del año anterior, en torno a 195 millones de toneladas, con un aumento del volumen del maíz y un descenso para el de sorgo.

Información e imágenes

Comentarios

comentarios

Siguenos!

Países que nos están viendo


Países que nos están viendo

Suscribete al Boletin