Análisis

¿Qué suerte le espera al águila real en México?

El águila real, símbolo de identidad de México, es una especie “bandera”, majestuosa ave rapaz amenazada por la fragmentación de su hábitat, el tráfico ilegal y el cambio climático

Ciudad de México, 22 de noviembre de 2019.— ¿Qué suerte le espera al águila real en México? En 2014 había en el mundo (Euroasia, partes del norte de África y Norteamérica, desde Canadá hasta México) unas 250 mil águilas reales, afirmó Adolfo Gerardo Navarro Sigüenza, autor del Atlas de aves de México.

Su distribución histórica indica que el águila real habitó alguna vez cerca del Valle de México (en Ciudad Universitaria se ha visto un águila pescadora). Últimamente ha sido avistada en Oaxaca, que “es como la colita sur de su distribución en América del Norte”.

Un censo de anidación en México, aseguró Navarro Sigüenza, quien es profesor de la Facultad de Ciencias (FC), reporta unos 200 nidos, muy pocos para una región donde hace unos siglos fue sagrada.

En Mesoamérica, el águila real y el jaguar simbolizan poder, fuerza, valentía. Por eso los mexicas tenían un ejército de caballeros Águila y caballeros Jaguar.

El águila real es un especie sombrilla o paraguas porque favorece la conservación de la biodiversidad en zonas semiáridas del norte y centro del país. Es necesario protegerla y conservar su hábitat, pues regula las poblaciones de mamíferos que son su alimento: conejos, liebres, comadrejas, zorrillos… Y de algunas amenazadas como el perrito llanero mexicano.

Aunque llegan a vivir hasta 30 o 35 años en condiciones naturales y mueren de viejas, las águilas reales son un depredador amenazado. Mueren por comer roedores envenenados o electrocutadas al perchar en cables de alta tensión para detectar presas. O las matan por miedo a que se coman a los borregos y chivos.

El saqueo de huevos y polluelos disminuye las poblaciones de águilas y aguilillas para cetrería, deporte de caza, otrora de reyes y emperadores.

Sin embargo, la causa principal que amenaza su existencia es la pérdida y fragmentación de su hábitat por el cambio de uso de suelo para agricultura y ganadería, así como para asentamientos humanos y urbanización, aseguró el investigador del Laboratorio de Ornitología de la FC.

El cambio climático global, que se manifiesta en temperaturas medias que van aumentando y en cambios de regímenes de lluvia, afecta la calidad, diversidad y abundancia de las presas.

Comentarios

comentarios

Siguenos!

Países que nos están viendo


Países que nos están viendo

Suscribete al Boletin