Análisis

Reducir riesgos de desastres beneficia a agricultores familiares

Un nuevo estudio de la FAO muestra que los agricultores pobres pueden obtener beneficios significativos mediante la implementación de prácticas agrícolas “resistentes a los desastres”

Muchas de las innovaciones agrícolas “resistentes a los desastres”, evaluadas por la FAO a través de pruebas de varios años en más de 900 granjas en diez países diferentes, están al alcance de los agricultores pobres y no requieren una inversión sustancial. Además, estas innovaciones no solo actuaron como un amortiguador contra los daños causados por desastres, en la mayoría de los casos mejoraron significativamente los rendimientos agrícolas y los beneficios financieros incluso en ausencia de desastres naturales.

Los ejemplos incluyen una gama de opciones de bajo costo para la reducción del riesgo de desastres que van desde soluciones basadas en la naturaleza, como la plantación de manglares para proteger las zonas costeras de las inundaciones, el uso de variedades de arroz resistentes a las inundaciones, hasta la instalación de recolección de agua en la azotea y sistemas de riego.

“El estudio deja claro que, en la mayoría de los casos, los esfuerzos de reducción del riesgo de desastres (RRD) en la granja tienen buen sentido económico: invertir temprano en DDR puede ahorrar muchos dólares que de lo contrario se gastarían en la rehabilitación posterior al desastre”, dijo Dominique Burgeon, director de la División de Emergencia y Resiliencia de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), en el prólogo del informe. “Además, las buenas prácticas de RRD a nivel de granja a menudo son medidas de ‘no arrepentimiento’, lo que significa que resultan efectivas para proporcionar beneficios adicionales incluso en ausencia de riesgos.”

El objetivo del estudio de la FAO es orientar a los agricultores en la toma de decisiones para gestionar el riesgo, así como para informar a los responsables de la formulación de políticas.

En particular, el estudio revela que las buenas prácticas evaluadas tienen un potencial considerable para reducir los daños causados a la agricultura del mundo en desarrollo por desastres de menor escala y menor intensidad. Aunque atraen menos atención que los desastres a gran escala, los peligros como los periodos secos o los periodos de frío se repiten con mayor frecuencia y representan un problema constante y significativo para los dos mil 500 millones de personas en el planeta que dependen de la agricultura a pequeña escala.

En promedio, las prácticas de RRD analizadas en el estudio generaron beneficios 2.2 veces mayores que las prácticas utilizadas anteriormente por los agricultores, según el informe. Los beneficios incluyeron tanto aumentos en la producción agrícola como riesgos evitados asociados con el peligro.

La relación promedio beneficio-costo para las prácticas de RRD fue de 3.7 en escenarios de riesgo, lo que significa que por cada dólar invertido en RRD, el agricultor logró 3.7 dólares en términos de pérdida o rendimiento evitados. Bajo condiciones no peligrosas, este indicador aumentó aún más, hasta 4.5 dólares devueltos.

Tales prácticas pueden prevenir pérdidas económicas a nivel de hogares, con beneficios inmediatos y palpables para la vida de miles de millones de personas, y también pueden ofrecer beneficios económicos en los ámbitos regional y nacional, según el informe.

Una mayor inversión inicial en medidas anticipadas de reducción del riesgo de desastres representa un mejor uso de los recursos que el costoso gasto posterior a los desastres en reconstrucción y recuperación, señala el informe, que pide que la reducción del riesgo de desastres en la agricultura avance más allá de los proyectos piloto a pequeña escala hacia una implementación mucho más amplia.

Indica dos vías principales para hacer esto. La primera es a través de la replicación de agricultor a agricultor, cuando los agricultores de una comunidad o región comienzan a adoptar nuevas técnicas después de observar los beneficios que sus vecinos obtuvieron al hacerlo. Esto a menudo requiere muy poca inversión o apoyo institucional. El segundo camino es la integración de la RRD mediante esfuerzos a gran escala en los que se requerirá el apoyo del gobierno y del sector privado para promover la adopción de buenas prácticas a escala.

De manera crucial, ambas vías dependen de una buena infraestructura, una inversión adecuada y un entorno propicio. La política de desarrollo agrícola, la planificación y el trabajo de extensión deben tratar la reducción del riesgo de desastres como una prioridad, enfatizó el informe.

La “reducción del riesgo de desastres a nivel de finca: beneficios múltiples, sin arrepentimientos” se presentó en un evento paralelo al inicio de la Plataforma Mundial para la Reducción del Riesgo de Desastres de UNISDR (Ginebra, 13-17 de mayo).

Otro análisis reciente de la FAO destaca la necesidad de invertir más en intervenciones de desarrollo dirigidas a gestionar los riesgos de desastres y aumentar la resiliencia en los sectores agrícolas. Se encontró que solo el 9 por ciento de la asistencia para el desarrollo en el extranjero se destinó a medidas de reducción de riesgos en la agricultura y, además, la mayor parte de esa inversión se realizó después de que ocurrieron los desastres, como parte de los esfuerzos de rehabilitación.

Información e imágenes

Comentarios

comentarios

Siguenos!

Países que nos están viendo


Países que nos están viendo

Suscribete al Boletin