Análisis

Reviviendo tradiciones ancestrales para combatir la desnutrición

Alimentando a las generaciones futuras usando recetas del pasado

En lo alto de las montañas de Cuchumatanes en Guatemala, el almuerzo se sirve en la casa de las Torres. Mamá Catarina coloca un plato humeante de empanadas (pasta rellena con tomates, cebollas y verduras) en la mesa del comedor frente a sus tres hijas, cuyos ojos brillan con anticipación.

Aunque la receta proviene de un nuevo libro de cocina creado específicamente para las dos mil familias del Triángulo de Ixil, en la región de Quiché, las recetas se basan en el conocimiento ancestral y los cultivos nativos. Después de 36 años de guerra civil, las recetas que normalmente se transmiten de madre a hija se perdieron y los niveles de pobreza y malnutrición fueron altos. Los alimentos procesados habían reemplazado a las verduras y hierbas cultivadas localmente.

“Cuando era niña no tenía idea de que estas hierbas y verduras que hoy cocino existían”, dice Catarina, quien tenía 15 años cuando la paz finalmente se restauró en su región.

No solo las personas que sufrieron durante los largos años de conflicto, también fue el modo de vida maya. Cuando llegó la paz a Ixil, llegó a calles que estaban en silencio, campos sin cultivar, sin flores, sin cultivos. La despoblación masiva, algunas directamente forzadas, algunas indirectamente por necesidad, había llevado a una brecha de conocimiento y una profunda desconexión entre generaciones.

Un programa conjunto de las Naciones Unidas para el desarrollo rural integrado, dirigido por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS) y financiado por el gobierno de Suecia, ahora apoya a las familias rurales de la zona. Como parte de sus actividades, la FAO y el MAGA (Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación de Guatemala) iniciaron un programa de educación nutricional para revivir las antiguas tradiciones de cocina con cultivos autóctonos llenos de nutrientes. Además de un libro de cocina de platos típicos de la región, el programa también ofrece capacitación sobre el cultivo de productos nativos y lecciones de cocina de acuerdo con las mejores prácticas nutricionales.

Si bien las tasas de pobreza y malnutrición ya son altas en la región de Quiché, estas tasas son aún más altas entre la población ixil. La tasa de pobreza es de alrededor del 87 por ciento de todas las familias, mientras que más de dos tercios de los niños en los tres municipios de Santa María Nebaj, San Juan Cotzal y San Gaspar Chajul sufren de desnutrición crónica y una altura inferior a la media para su edad. Y, según los datos de la FAO, estos números están aumentando, en parte debido a la inaccesibilidad a las aldeas, pero también a la falta de educación entre los padres ixil.

En 2015, el Centro de Recuperación Nutricional recibió a 50 niños del área de Ixil que sufrieron de una pérdida severa. Utilizando la metodología de capacitación desarrollada por la FAO, el personal de este centro de programas conjunto de la ONU ha preparado menús nutricionales específicos para las madres.

Catarina se unió a un grupo de 17 mujeres de la comunidad para aprender más sobre cómo cultivar especies nativas de hierbas y plantas e integrarlos en el régimen alimentario de sus familias de la manera más nutricional posible.

El programa de educación nutricional ha marcado una gran diferencia para la familia de 37 años y para la comunidad en general. Las lecciones de cocina, el conocimiento nutricional reforzado y el apoyo técnico están ayudando a reducir todas las formas de malnutrición. Y el libro de cocina ixil ha ayudado a difundir el simple mensaje de que los greens son buenos para ti.

Ahora las mesas comunitarias están gimiendo de acelgas y chipilín, una hoja local similar a la espinaca, la calabaza y el amaranto. Los huevos son proporcionados por las gallinas de los pueblos.

El libro de cocina proporciona instrucciones sobre cómo hacer 16 platos y 16 bebidas. Las empanadas de Catarina iban acompañadas de una rica bebida de avena, y todas las recetas utilizan métodos de cocción que cualquier hogar puede seguir fácilmente.

Al invertir en las comunidades locales y reforzar sus propias tradiciones y conocimientos ancestrales, la FAO fortalece a las comunidades, acercándonos al objetivo global de Hambre Cero.

Información e imágenes

Comentarios

comentarios

Siguenos!

Países que nos están viendo


Países que nos están viendo

Suscribete al Boletin