Análisis

¿Si tengo diabetes renuncio a los postres?

Con la ayuda de un especialista, Grupo Chantilly te invita a saber cómo moldear tus hábitos alimenticios para procurar tu salud

De acuerdo con la Federación Internacional de Diabetes, uno de cada 11 adultos está diagnosticado con este padecimiento, por ello entre los mexicanos el tema suele ser recurrente y también los miedos y la desinformación. En Grupo Chantilly nos preocupamos por la salud de las personas, y por ello, con ayuda de un especialista queremos compartir lo que debes saber para una correcta alimentación.

Cuando se habla de diabetes, de inmediato viene a la mente la referencia del azúcar y el miedo a cómo se cambiará la rutina de quien es diagnosticado. Alan Velásquez, nutriólogo y parte del Instituto de Seguridad Social del Estado de México y Municipios (Issemym), asegura que uno de los primeros pensamientos ante la noticia es tristeza y el segundo es prohibición, por lo que es importante dar información verídica al paciente.

El primer punto es que cada persona tiene un metabolismo diferente, por lo que no a todos los pacientes con diabetes se les trata igual, ya que cada uno reaccionará distinto ante el tratamiento y, por lo tanto, ante la dieta pero ahora con Chanty Wip Sugar Free, es posible una deliciosa y saludable indulgencia.

“En ocasiones les digo a mis pacientes que no tienen una enfermedad, sino una especie de alergia a lo dulce, pero para ello está la insulina que permitirá que puedan tolerarla, aunque se tendrá que saber de qué manera consumirla y hasta qué punto podrán hacerlo”, explica.

El especialista asegura que en una sociedad como la mexicana, donde gran parte de las celebraciones se dan alrededor de la comida, es importante que toda la familia se involucre y cambie su rutina en la mesa, ya que de lo contrario segregar a la “ensalada” a quien tiene diabetes no es adecuado.

“El incremento en actividad física, dieta adecuada y reducción de peso, disminuyen el riesgo de desarrollar diabetes entre 34 y 43 por ciento, efecto que puede durar de diez a 20 años después de concluida la intervención”, según señala la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición.

Alan explica: “Es importante que quien tiene diabetes sepa que posiblemente va a poder ingerir todos los alimentos de antes de ser diagnosticado, aunque ahora lo que cambiará serán las porciones y los tiempos. Existe un estigma grande alrededor de los postres por su cantidad de azúcar, pero con quien ya se está en revisión y con tratamiento de insulina, bastará conocer cómo responde su cuerpo para saber si a partir de ahora en vez de una rebanada de pastel podrá tener acceso a una porción más pequeña.”

Una persona con diabetes sí puede comer fruta o postre, siempre y cuando tenga modificaciones en cantidades y tipos, es ahí donde lo importante será el trabajo en conjunto con el nutriólogo para medir cantidades y llevar el control ante las reacciones del cuerpo.

“Hay muchas veces que un producto light es bajo en grasa pero quienes lo crean elevan la cantidad de azúcar. Esto mismo sucede cuando se piensa en un pastel y todos creen que al quitar el chantilly están eliminando el azúcar, cuando en realidad esta parte puede ser de grasa vegetal. Lo importante es conocer las composiciones de los alimentos y generar conciencia ante las porciones”, dice.

Además, con diabetes o sin ella, explica que dentro de cada persona hay algo que se conoce como hambre hedónica, la cual aparece cuando ya no estamos consumiendo para darle energía al cuerpo, sino para satisfacer un anhelo. Desde este punto de vista, lo que recomienda Alan es trabajar con los incentivos para disminuir esos niveles de ansiedad, en los cuales no buscas satisfacer un antojo, sino una gula que viene desde el cerebro.

Como tips básicos, explica que a los pacientes con diabetes se les recomienda disminuir de su dieta los frutos amarillos (plátano, guayaba, etc.) por la cantidad de azúcar que contienen. Algo importante es no comer solo, de tal manera que si un postre llega a la mesa, se pueda compartir la porción. Un postre súper recomendable podría ser fresas con la nueva Chanty Wip Sugar Free, que no contiene azúcar y es ideal para darle un toque cremoso a los postres aptos para personas que no pueden comer azúcar.

Según el experto, lo importante, con diagnóstico o sin él, es mantenerse alerta sobre las porciones que se ingieren, los espacios entre la satisfacción de un antojo y otro; la revisión de lo que cada cuerpo necesita y la realización de ejercicio para que el cuerpo se mantenga en forma. Más allá de prohibir, será necesario tener conciencia de cómo y cuándo ingerimos lo que nos beneficia.

Información e imágenes: Just PR

Comentarios

comentarios

Siguenos!

Países que nos están viendo


Países que nos están viendo

Suscribete al Boletin