Análisis

Té: un amor que ha resistido el paso del tiempo

Celebrando la bebida popular más importante para los agricultores, el desarrollo y la cultura

Roma, 21 de mayo de 2020.— En un mundo de diferencias culturales, ¿hay algo que pueda unir a todos? Bueno, todos necesitamos comer. Beber también, de hecho. Curiosamente, la bebida más elegida en todo el mundo después del agua es el té. Es amado por millones, desde la India hasta Inglaterra, desde Afganistán hasta Argelia, cada cultura con su propia tradición.

A pesar de que el té tiene siglos de antigüedad, la pasión del mundo por la bebida no muestra signos de desaceleración. El consumo mundial de té fue de 5.80 millones de toneladas en 2018. También parece que el atractivo del té sigue siendo tan fuerte para la generación más joven, que regularmente revitaliza la industria con varios tipos de productos de té de moda.

Entonces, ¿cuán importante es el té para los cuatro mayores exportadores del mundo?

Kenia. Mientras que el té se consume principalmente en el país en los principales países productores, como China y la India, Kenia exporta un gran porcentaje de la producción. En 2018, Kenia fue en realidad el mayor exportador de té del mundo, exportando el 80 por ciento del té producido. El té es una de las principales industrias agrícolas del país.

El clima tropical y el rico suelo volcánico en las áreas de cultivo de té de Kenia le dan a su té un color brillante y sabor aromático distintivo. Aunque Kenia produce principalmente té negro, también produce té verde, amarillo y el prestigioso té blanco.

Los locales disfrutan de su té con leche y azúcar o strunggi, que significa negro. Otra variación común es el tangawizi, servido con jengibre impregnado de hojas de té.

Lamentablemente, como muchas otras industrias agrícolas, la industria del té de Kenia está luchando con los efectos del cambio climático. Un informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) sobre el tema sugiere que el aumento de las temperaturas, las tendencias impredecibles de lluvia y la frecuencia cada vez mayor de eventos climáticos extremos como la sequía y las heladas pueden estar sometiendo a la industria a la tensión.

China. Según la leyenda china, el té fue descubierto accidentalmente en 2727 a. C., cuando el emperador Shen Nong estaba hirviendo agua a la sombra de un árbol de té y una hoja sopló en la olla. El emperador se enamoró de la bebida que siguió, y así es como el té se convirtió en una bebida común en la cultura china.

China se ha mantenido como el mayor país productor de té, representando el 43.2 por ciento del total mundial con una producción de 2.6 millones de toneladas en 2018, y fue el segundo mayor exportador en 2018, alcanzando 360.7 mil toneladas. China también es el mayor consumidor de té, representando casi el 40 por ciento del consumo mundial.

De los cuatro sitios de té designados por la FAO como Sistemas de Patrimonio Agrícola Globalmente Importantes por su contribución al mantenimiento y protección de la tierra, el patrimonio y los medios de vida, uno es el Sistema Integrado de Té y Hierba Tradicional de Japón en Shizuoka, un raro ejemplo de codependencia entre la producción agrícola.

El sistema de cultivo de jazmín y té en Fuhzou, China, es especial porque los árboles de jazmín y té generalmente crecen en diferentes entornos, pero debido al microclima diversificado del área de Fuhzou, los paisajes verticales permiten ambos. Esto significa que el té está naturalmente perfumado con jazmín, un método desarrollado hace más de mil años en el área y que continúa hasta nuestros días.

En la provincia de Yunnan, el agroecosistema de té tradicional Pu’er es el área más grande del mundo de plantaciones forestales de té, establecido por ancestros de aldeas hace miles de años y que se basa en métodos tradicionales.

El té verde es el té más popular y común en China, donde existe una fuerte cultura del té. De hecho, el té desempeña un papel en muchas tradiciones importantes, incluidas las ceremonias de matrimonio y como disculpas formales.

Sri Lanka. El té se introdujo por primera vez en Sri Lanka en 1839 cuando se plantó un lote de semillas de té en el Real Jardín Botánico de Peradeniya. Desde entonces, la industria del té ha crecido drásticamente, y a pesar de ser un país pequeño, Sri Lanka es el quinto mayor productor de té pero el tercer mayor exportador del mundo, llegando a 282.4 mil toneladas en 2018. Los ingresos por exportación de té son una fuente vital de ingresos para pequeños agricultores. Según un informe de la FAO sobre la industria del té, hay alrededor de 400 mil pequeños productores dedicados al cultivo de té en todo el país y la industria del té apoya a más de dos millones de personas, aproximadamente una décima parte de la población total en Sri Lanka.

El té no es solo una exportación, sino una parte clave de la vida cotidiana en Sri Lanka, también se sirve en festivales y reuniones en todo el país. Los habitantes de Sri Lanka tradicionalmente beben su té fuerte y bien preparado, con leche y azúcar.

India. Para la India, la industria del té es indispensable. Según las estimaciones del Grupo Intergubernamental sobre el Té de la FAO, esta bebida vital es el segundo empleador más grande de la India y proporciona empleo a más de 3.5 millones de personas. Es el segundo mayor productor de té y el segundo mayor consumidor, representando casi el 20 por ciento del consumo mundial de té. Aunque un gran porcentaje de la producción es para consumo interno, la India es el cuarto mayor exportador, llegando a 256.1 mil toneladas en 2018. Ubicadas en las estribaciones del Himalaya se encuentran algunas de las regiones de cultivo de té más conocidas de la India, incluidas Darjeeling y Assam, donde se cultivan algunos de los tés más famosos del mundo.

Las condiciones ambientales únicas otorgan a estos tés una calidad, reputación y carácter especiales y han permitido que los tés Darjeeling califiquen como Indicación Geográfica (IG). Este esquema respaldado por la FAO ayuda a proteger los productos y productos alimenticios que son característicos de áreas geográficas específicas, certificando su calidad y desempeñando un papel especial en la mejora de los ingresos agrícolas y la ampliación de las oportunidades de exportación.

Para los indios, el té es una gran parte de la vida diaria. Muchos indios tradicionalmente beben té chai, que es omnipresente en la India y se sirve en casi todas las esquinas. chai significa literalmente “té” en hindi. Los ingredientes tradicionales del té chai incluyen té negro y especias fuertes como canela, jengibre, cardamomo y clavo. Por lo general, se prepara fuerte con leche y se toma con edulcorantes como el azúcar o la miel.

El té desempeña un papel vital en el desarrollo rural, la reducción de la pobreza y la seguridad alimentaria en los países exportadores y en desarrollo de todo el mundo, representando una fuente principal de sustento para millones de pequeños productores. Las Naciones Unidas designaron el 21 de mayo como Día Internacional del Té para celebrar la industria del té en todo el mundo. Este día está destinado a aumentar la conciencia pública sobre la importancia del té para el desarrollo rural, los medios de vida sostenibles y su contribución a la seguridad alimentaria y los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Comentarios

comentarios

Palabras clave

Siguenos!

Países que nos están viendo


Países que nos están viendo

Suscribete al Boletin