Análisis

¡Todo se lo debemos al fuego!

El fuego permite una estabilidad en los procesos alimentarios

A través de una trayectoria que implica el desarrollo y la práctica del conocimiento, el fuego fue un detonador del encuentro social entre los seres humanos, un parteaguas entre la vida simple y la vida compleja, un elemento transformador de la vida cultural de la humanidad.

En la actualidad prácticamente hemos dominado el fuego, sin embargo para llegar hasta aquí se necesitaron muchos siglos de trayectoria de la humanidad. Hace más de 700 mil años la manipulación del fuego permitió el desarrollo de los seres humanos, siendo el alimento una de las principales transformaciones en la vida humana.

“Cuando el hombre aprendió a domesticar el fuego y entendió para qué sirve se da este momento revolucionario en la historia de la humanidad. Los alimentos empezaron a tener otro sabor y esto permitió un desarrollo y una estabilidad en los procesos alimentarios”, explica José Olvera, doctor en antropología en alimentos.

El fuego que utilizamos en la actualidad no es ese el que descubrimos al frotar dos rocas o dos maderos. Hoy en día el fuego es una producción eléctrica, contamos con hornos de microondas y eléctricos que cuecen los alimentos sin que tengan una exposición directa al fuego y hacen que conserven o destaquen sus propios sabores.

“Cuando asamos los alimentos tienen cierto sabor y este también cambia al utilizar distintas cocciones, los términos medios y todo esto que han incorporado las diversas cocinas del mundo; las técnicas de los vegetales en crudo, que sean crujientes, que se vean verdes, le dan un sabor y una consistencia muy grata al paladar”, refiere el experto.

Con el paso del tiempo, según los productos que generaba su región, cada cultura fue poniendo al fuego diferentes recursos alimenticios, tanto animales como vegetales. Por ejemplo, el hacer un hoyo en el piso, colocar maderos o carbones calientes, poner el alimento y cubrirlo totalmente hasta que se cocina con ese fuego para hacer la barbacoa que se prepara en México.

“El futuro del fuego en la cocina es incierto. La tendencia actual es que las cocinas vuelvan a ocupar el carbón y estos estilos clásicos de cocinar bajo tierra al estilo de la barbacoa. Sin embargo, los hornos para panadería están en la punta de lanza en los sistemas de cocción. Como sea, en cualquiera de los dos caminos el fuego es un elemento muy importante que seguimos y seguiremos utilizando”, indica el antropólogo.

Información e imágenes: Tradex

Comentarios

comentarios

Palabras clave

Siguenos!

Países que nos están viendo


Países que nos están viendo

Suscribete al Boletin