Análisis

Trabaja Cimmyt para evitar el hambre provocada por la pandemia

La pandemia puede provocar crisis alimentaria que revertiría 20 años de progreso sostenido contra el hambre en América Latina y el Caribe

Texcoco, Estado de México, 6 de agosto de 2020.— En paralelo al esfuerzo del mundo entero por desarrollar una vacuna para el covid-19, el Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (Cimmyt) redobla esfuerzos para evitar que las acciones de mitigación de la pandemia y la desaceleración económica asociada provoquen una crisis en el campo que aumente significativamente la inseguridad alimentaria y el hambre a escala global, particularmente en México y otros países de América Latina y el Caribe.

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés), la pandemia puede provocar una crisis alimentaria que revertiría 20 años de progreso sostenido en la lucha contra el hambre en América Latina y el Caribe.

Para el caso de México, el informe “El estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo 2020” de la FAO advierte que la inseguridad alimentaria podría afectar a 19.5 millones de mexicanos en 2020, un incremento de 11 a 16 por ciento, como resultado de las crisis económica y productiva provocadas por la pandemia.

Durante su participación en el seminario en línea “Acción multilateral para impedir que la crisis sanitaria se convierta en crisis alimentaria” organizado por la FAO, el secretario de Relaciones Exteriores de México, Marcelo Ebrard, señaló que para poder superar la pandemia y evitar una crisis alimentaria en América Latina y el Caribe se necesita el mayor nivel de cooperación internacional posible.

De acuerdo con el canciller Ebrard, el diálogo en este tipo de encuentros es “sumamente importante porque en América Latina y el Caribe es donde podemos tener, o tenemos ya, un riesgo muy alto de que, efectivamente, la crisis que estamos padeciendo pueda traducirse, en algunas regiones, en una crisis alimentaria”.

Al respecto, el director global de Desarrollo Estratégico y representante para las Américas de Cimmyt, Bram Govaerts, comentó que, desde hace casi 55 años, el organismo internacional de investigación sin fines de lucro con sede en Texcoco, Estado de México, mantiene y “lleva a la acción” ese diálogo multilateral para incrementar la productividad agrícola en forma sostenible y erradicar el hambre en México y la región.

“Trabajamos con más de 300 mil agricultores para cosechar al menos 2.5 millones de toneladas de maíz producido bajo prácticas agrícolas sostenibles que permiten aumentar el rendimiento promedio por hectárea en al menos 30 por ciento y el ingreso promedio de las familias productoras en 25 por ciento”, aseguró el representante del organismo internacional.

De esta manera, Cimmyt colabora con el gobierno de México para responder al llamado que 60 líderes globales hicieron en una carta publicada el 9 de abril pasado para evitar que las acciones de combate y mitigación de la pandemia produzcan una crisis alimentaria y humanitaria.

Govaerts explica cómo Cimmyt y México contribuyen a evitar el colapso de los sistemas productivos y de las cadenas de suministro y distribución de alimentos al sumarse a tres acciones clave recomendadas por los expertos internacionales: 1) mantener la oferta de alimentos; 2) multiplicar el apoyo para los más vulnerables, y 3) invertir en sistemas alimentarios sostenibles y resilientes.

Comentarios

comentarios

Siguenos!

Países que nos están viendo


Países que nos están viendo

Suscribete al Boletin