Biotecnología

Biotecnología y agricultura para el siglo XXI: Claridades Agropecuarias

La biotecnología puede desempeñar un papel significativo en la competitividad y valor agregado de un sinnúmero de productos del sector rural

La más reciente entrega de la revista Claridades Agropecuarias —editada por la Agencia de Servicios a la Comercialización y Desarrollo de Mercados Agropecuarios (Aserca)— está dedicada al tema de la biotecnología y al potencial que ofrece para el sector agroalimentario.

Se estima —de acuerdo con los especialistas— que en cultivos y alimentos, las principales aplicaciones de mejoramiento y manejo provienen de biotecnologías no transgénicas, contribuyendo así a innovaciones importantes como la biofortificación de cultivos, la resistencia a plagas y enfermedades, la biofertilización, la producción de enzimas, probióticos, pigmentos, vitaminas, aminoácidos, el alargamiento de vida útil, mejora del sabor y calidad nutritiva de los alimentos.

De igual forma, frente al cambio climático se ha convertido en un importante pilar para el desarrollo de variedades ajustadas a situaciones de estrés hídrico y calor. Esto, por medido de una amplia gama de herramientas biotecnológicas que incluyen bioinformática, microbiología, biología molecular, genética, bioquímica, fisiología vegetal, fitotecnia, cultivo de tejidos y micropropagación, entre otras.

En nuestro país, la industria de la biotecnología puede desempeñar un papel significativo, sobre todo si consideramos algunos factores clave que pueden potencializar su desarrollo y expansión, de entre los que destacan: la gran cantidad de recursos biológicos y genéticos, gracias al carácter biodiverso de nuestro territorio, y un importante volumen de capital humano altamente capacitado, que se manifiesta en alrededor de 190 licenciaturas en áreas relacionadas con biotecnología, 90 universidades con programas de posgrado y cerca de nueve mil 500 investigadores directamente relacionados con esta industria.

De hecho, datos del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) indican que más de diez mil becarios (de un total de 60 mil) se encuentran concentrados en biotecnología alimentaria y ciencias agropecuarias, 11 por ciento de los integrantes del Sistema Nacional de Investigadores estudian temas afines al sector y seis laboratorios nacionales (de 66) están especializados en investigación agroalimentaria.

De ahí la importancia de alentar y fortalecer las alianzas público-privadas que permitan el desarrollo e impulso de muchas de las investigaciones que en la actualidad se están haciendo en diversos centros educativos y del sector público de México, las cuales buscan incrementar la competitividad, agregar valor a un sinnúmero de productos del sector rural y sobre todo ofrecer oportunidades de negocios para los productores nacionales.

Información e imágenes

Comentarios

comentarios

Siguenos!

Países que nos están viendo


Países que nos están viendo

Suscribete al Boletin