¿Qué beneficios tienen los alimentos transgénicos?

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on LinkedIn0Print this page

Defensores consideran que alteración genética tiene la intención de conseguir alimentos más resistentes y nutritivos

Los alimentos transgénicos son los que tienen en su composición algún elemento que procede de un organismo que se le ha añadido mediante técnicas genéticas, un gen procedente de otra especie. Por medio de la biotecnología moderna es posible traspasar un gen de un organismo a otro para darle una cualidad especial de la que no tiene. De esta forma las plantas transgénicas tendrán mayor capacidad para resistir los herbicidas, las plagas o las sequías.

En Europa no están admitidas todas las clases de plantas transgénicas. Únicamente cuentan con este privilegio las que se cultivan y posteriormente se comercializan. Hay mucha polémica en torno a este tipo de alimentos.

Los defensores de esta modalidad consideran que la alteración genética tiene la intención de conseguir alimentos más resistentes y con mejores cualidades nutritivas para el ser humano. Por ejemplo, existe la posibilidad de conseguir un maíz más resistente a los insectos, tomates que alargan su vida en el frigorífico, cosechas más resistentes a las sequías, café sin cafeína o cultivos que resisten a herbicidas e insecticidas.

Por lo tanto, se puede afirmar que el objetivo de los alimentos transgénicos es conseguir productos más nutritivos, resistentes y duraderos.

Expertos estiman que no hay motivos para preocuparse al entender que estos productos no resultan dañinos para la salud. En la actualidad se producen en torno a 40 millones de hectáreas de alimentos genéticamente modificados. Además, en el caso de los vegetales, cualquier modificación se hace sobre otros normales y sanos, por lo que no entraña ningún riesgo, explican.

Este tipo de alimentos son sometidos a importantes análisis y controles, además de pasar por procesos exhaustivos. En algunos casos incluso superiores a los que se someten a los normales.

A comienzos de este siglo había más de un billón de plantas transgénicas en suelo, según datos del área de Agricultura de los Estados Unidos. Ninguna de ellas presentó ningún tipo de alteración que comprometiese a la salud de las personas o al medio ambiente.

Entre los alimentos transgénicos más comunes se encuentran la soya, carnes, maíz, patatas, trigo, arroz, café o tomates. Con el tiempo surgirán otros nuevos.

Información e imágenes

  • Etiquetas

  • Comentarios

    comentarios