Orgánicos

Beneficios y propiedades de la miel natural de las abejas

La hemos usado a lo largo de la historia humana como alimento y medicamento

Ciudad de México, 15 de septiembre de 2020.— En primer lugar, la miel es aquella que no ha sido calentada por encima de 43 ºC ni sometida a ningún proceso, a diferencia de la miel industrial, la cual se pasteuriza.

Por lo tanto, la pasteurización evita que cristalice, por consiguiente también reduce drásticamente la calidad, ya que en el proceso se destruyen la mayoría de enzimas, antioxidantes y otras propiedades beneficiosas como su acción antibiótica.

Otra garantía de calidad de la miel natural “cercana” es su pureza y el origen. El pequeño apicultor trabaja en un área de floraciones que guardan un equilibrio de composición en los néctares de las plantas. La miel industrial ha sido manipulada por las grandes empresas envasadoras mezclando mieles de orígenes ocultos, muy a menudo procedentes de China.

Asimismo, asociaciones de apicultores exigen una ley que obligue a determinar el origen de la miel, mientras que en la actualidad las grandes envasadores indican “mezcla de mieles procedentes de la UE y de países no miembros de la UE”, es decir, de cualquier parte del mundo, sin los controles que exigimos a los alimentos en nuestro país. Por tanto, la miel natural es una excelente materia prima para su salud.

Como alimento, se puede utilizar la miel de otras muchas formas para beneficiar la salud. El Dr. Ron Fessenden, un médico jubilado y presidente del Comité para la Miel y la Salud en los Estados Unidos (una organización sin ánimo de lucro), es un experto en los beneficios fisiológicos de la miel.

En una de sus múltiples conferencias informó sobre las propiedades de la miel, tales como la regulación del azúcar en la sangre, reducir el estrés metabólico y promover la recuperación del sueño.

La miel regula el azúcar en la sangre

Parece contrario a la intuición que la miel regula el azúcar en la sangre. Pero el secreto de su capacidad para hacerlo está en la balanza de fructosa y glucosa.

Asimismo, si se consume la miel, la porción de fructosa permite que la glucosa sea captada por el hígado para formar glucógeno, que pasa a estar disponible para el cerebro, el corazón, los riñones y las células rojas de la sangre.

Esto mejora el funcionamiento de los órganos y tejidos esenciales, eliminando la glucosa de la circulación y por tanto reduciendo el azúcar en la sangre.

Los estudios han demostrado que la miel no aumenta apenas el azúcar en la sangre o los niveles de insulina, produciendo más glucógeno por gramo de miel que cualquier otro alimento.

La miel natural promueve la recuperación del sueño

Si consumimos miel antes de acostarnos, almacenamos glucógeno en el hígado, que lo irá suministrando a la sangre cuando lo necesite el cerebro, evitando que este desencadene la crisis cuando detecta niveles bajos de glucógeno.

Además, consumir miel natural estimula la relajación nocturna y el sueño. El azúcar natural que contiene la miel produce una ligera secreción de insulina, lo que permite al triptófano entrar en el cerebro con más facilidad y así permitir la secreción de melatonina, una hormona vital para la regulación diaria del sueño-vigilia.

Comentarios

comentarios

Siguenos!

Países que nos están viendo


Países que nos están viendo

Suscribete al Boletin