Orgánicos

El poder de la semilla de girasol

Su efecto antioxidante protege de diversas enfermedades, incluyendo cardiovasculares, algunos tipos de cáncer y complicaciones por diabetes

Ciudad de México, 17 de enero de 2020.— Las semillas se encuentran en el centro de la flor, el girasol, y tienen una cubierta generalmente oscura con rayas blancas a lo largo.

En México, el girasol se siembra de manera asociada al maíz, frijol y calabaza, es decir, que frecuentemente forma parte de la milpa.

Es reconocido el atole de semillas de girasol en México.

Se produce principalmente en la región de la Huasteca, abarcando los estados de San Luis Potosí, Veracruz y Tamaulipas.

Actualmente, gran parte del cultivo de la semilla de girasol se destina a fabricar aceite de girasol.

¿Qué nutrimentos y beneficios aporta?

Las semillas de girasol se caracterizan por ser ricas en vitamina E, lo que les confiere diversas propiedades.

Esta vitamina es un potente antioxidante, lo que ayuda a mantener sanas las células y con ello evitar diversas enfermedades. Por ejemplo, evitan que se oxide el colesterol, impidiendo así que se adhiera a las paredes de los vasos sanguíneos, reduciendo el riesgo de eventos cardiovasculares.

Además, la vitamina E de los alimentos disminuye el riesgo de desarrollar cáncer de colon, así como de complicaciones en personas con diabetes mellitus.

En mujeres en etapa de menopausia se ha visto que disminuye la severidad y la frecuencia de los bochornos.

El efecto antioxidante también conlleva a generar efectos antiinflamatorios que resultan en la reducción de síntomas de asma, osteoartritis y artritis reumatoide.

Las semillas de girasol también son ricas en minerales, como el manganeso, calcio, cobre, fósforo y selenio, que promueven la salud ósea, entre muchas otras funciones vitales del cuerpo.

El tipo de grasas o ácidos grasos (ácido linoléico) que contiene es de las más saludables, beneficiando nuevamente la salud cardiovascular, a diferencia de otras grasas, como las de las carnes o las frituras.

Las semillas también son naturalmente ricas en fibra, lo que lo hace un alimento muy completo y recomendable para consumir como snack.

Hay que mencionar también que su contenido calórico es alto, aunque se puede decir que son calorías de buena calidad.

Una porción de 30 gramos (tres cucharadas) es adecuada para obtener alrededor de 200 calorías (lo recomendado para un snack), seis gramos de proteína, 16 de grasas y cuatro gramos de fibra.

Se recomienda preferir las semillas al aceite de girasol, ya que este se refina y se pierden algunas de las propiedades mencionadas.

¿Cómo se recomienda consumirla?

Lo más recomendable es consumir las semillas de girasol sin la cáscara, para evitar lesiones internas, o bien masticarla muy bien.

Para evitar consumir altas cantidades de sodio, se recomienda degustarlas sin sal.

Como se mencionó, puede consumirse como snack o también añadiendo las semillas a la granola de la mañana o ensaladas.

Comentarios

comentarios

Palabras clave

Siguenos!

Países que nos están viendo


Países que nos están viendo

Suscribete al Boletin