Política Agropecuaria

Corea del Norte enfrenta escasez de alimentos

El informe de las Naciones Unidas encuentra un consumo de alimentos preocupantemente bajo

Una evaluación de seguridad alimentaria de las Naciones Unidas en la República Popular Democrática de Corea (también conocida como Corea del Norte) encontró que después de la peor cosecha en diez años, debido a períodos secos, olas de calor e inundaciones, aproximadamente 10.1 millones de personas sufren una grave escasez de alimentos, lo que significa que no tienen suficiente comida hasta la próxima cosecha.

La producción total de cultivos alimenticios de 2018/19 se estima en 4.9 millones de toneladas métricas, que es la más baja desde la temporada 2008/09. Además de las condiciones climáticas desfavorables, los suministros limitados de insumos agrícolas, como combustible, fertilizantes y repuestos, han tenido un impacto adverso significativo.

La evaluación, que se basa en las misiones de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) y el Programa Mundial de Alimentos al país el mes pasado y en noviembre de 2018, concluyó que la reducción de la cosecha, junto con el aumento de las pérdidas poscosecha, ha llevado a un déficit alimentario no cubierto de 1.36 millones de toneladas métricas luego de considerar la capacidad de importación comercial del país.

El informe encontró niveles preocupantemente bajos de consumo de alimentos, una diversidad dietética limitada y el hecho de que las familias se vean obligadas a cortar comidas o comer menos.

En particular, expresa una seria preocupación por la falta de diversidad en la dieta, que es vital para una buena nutrición. La situación es particularmente preocupante para los niños pequeños y las mujeres embarazadas y lactantes, que son las más vulnerables a la desnutrición.

La evaluación encontró que el Sistema de Distribución Pública del gobierno, en el que se basa una gran parte de la población, se ha visto obligado a reducir las raciones al nivel más bajo de esta época del año. Existe la preocupación de que, en ausencia de una asistencia externa sustancial, las raciones puedan reducirse aún más durante los meses críticos de junio a octubre, en el pico de la temporada de escasez.

Las recomendaciones de la evaluación incluyen ampliar la asistencia alimentaria para satisfacer necesidades inmediatas y priorizar las áreas donde las necesidades alimentarias son mayores y donde los impactos climáticos son los más graves. También recomienda una expansión de los programas de nutrición y medidas de reducción del riesgo de desastres para permitir que las comunidades en riesgo puedan enfrentar mejor las crisis futuras.

Información e imágenes

Comentarios

comentarios

Siguenos!

Países que nos están viendo


Países que nos están viendo

Suscribete al Boletin