Política Agropecuaria

Países en desarrollo impulsan comercio mundial de alimentos: FAO

El informe evalúa la producción y las tendencias del mercado de los principales productos básicos durante la pandemia de covid-19

Roma, 16 de noviembre de 2020.— El comercio mundial de productos alimenticios ha demostrado ser notablemente resistente durante la pandemia, y los países en desarrollo incluso lograron aumentar los ingresos por exportaciones, según un nuevo informe publicado hoy por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés).

Los datos disponibles hasta junio “sugieren una fuerte, aunque no completa, resistencia de los mercados mundiales de alimentos a los choques de covid-19”, dice la publicación semestral Food Outlook en un artículo especial sobre las tendencias recientes en las facturas de importación de alimentos y los ingresos de exportación.

“La factura mundial de las importaciones de alimentos para todo 2020 puede incluso superar la de 2019”, dice Josef Schmidhuber, coautor con Bing Qiao, ambos economistas de la FAO, del capítulo. “Hay, sin embargo, un cambio notable de alimentos de alto valor a alimentos básicos”.

Los países en desarrollo han demostrado una notable “vivacidad” para impulsar los flujos comerciales mundiales de alimentos, muestra el análisis. Sus ingresos de exportación en el primer semestre de 2020 aumentaron un 4.6 por ciento en comparación con el mismo periodo del año anterior, mientras que los de los países desarrollados disminuyeron. Esto se explica en parte por las caídas más pronunciadas que se han producido en las bebidas, el pescado y la carne, cuya demanda responde más a las reducciones de los ingresos familiares provocadas por la contracción de la economía mundial.

Durante el mismo periodo, las importaciones mundiales de bebidas cayeron más del 12 por ciento y los productos pesqueros disminuyeron más del 10 por ciento, mientras que el valor del comercio de aceites animales y vegetales así como las oleaginosas aumentó casi un 10 por ciento. El informe ofrece una rica serie de gráficos, datos y análisis de tendencias por grupo de alimentos y región.

Tendencias del mercado de productos básicos

Los mercados de cereales en 2020/21 están bien abastecidos, y los precios se ven afectados por el endurecimiento de los mercados de trigo y la sólida demanda internacional de cereales secundarios y arroz, señala el informe. La FAO actualizó sus previsiones de oferta y demanda de cereales la semana pasada.

Se espera que la producción mundial de semillas oleaginosas y productos derivados en 2020/21 alcance un nuevo récord durante las temporadas 2020/21, mientras que la creciente demanda apunta a mercados ajustados.

Se prevé que la producción mundial de azúcar en 2020 se recuperará, aunque por debajo del ritmo de crecimiento del consumo, que dependerá de si se imponen más medidas de bloqueo relacionadas con covid-19.

Se pronostica que la producción mundial de carne en 2020 disminuirá por segundo año consecutivo, en medio de perspectivas de comercio y demanda moderadas.

También se prevé que la producción mundial de leche en 2020 se expanda, impulsada por los monzones favorables y la capacidad de recuperación de las redes de cooperativas de las aldeas para recolectar leche en medio de obstáculos logísticos en la India, junto con la asistencia de estabilización del gobierno en la Unión Europea y Estados Unidos.

Para el sector pesquero, que como se señaló anteriormente sufrió una gran caída en los flujos comerciales, se espera que la producción disminuya en 2020 debido al impacto de la pandemia en la demanda, la logística, los precios, la planificación laboral y empresarial. Es probable que la producción de la pesca de captura disminuya ligeramente, mientras que se espera que la producción de la acuicultura disminuya por primera vez en muchos años.

El informe señala que el impacto de la pandemia en el mercado de pescado, en particular una caída en la demanda de pescado fresco debido a la aversión a ir a los mercados y restaurantes, ha provocado “cambios de gran alcance” que probablemente persistirán a largo plazo y respaldarán la innovación de productos, cadenas de valor más cortas y nuevos canales de distribución.

La pandemia de covid-19 ha sacudido la cadena de valor de las frutas tropicales, especialmente los artículos más perecederos, que requieren una manipulación intensiva en mano de obra y un transporte rápido y, a menudo, por aire y tienen costos relativamente altos.

El comercio mundial de piñas, mangos y papayas ha disminuido, a veces a un ritmo de dos dígitos.

Los márgenes de los productores de frutas tropicales están bajo la presión de las interrupciones de la pandemia, así como de las cadenas de valor altamente competitivas, la intensificación del poder de mercado de los actores intermedios, la aparición de enfermedades de las plantas y los fenómenos meteorológicos adversos.

“Será fundamental desarrollar políticas destinadas a brindar apoyo financiero a los productores para que puedan permanecer operativos, al tiempo que se protege la salud y la seguridad de los trabajadores y se minimizan las interrupciones en las rutas de transporte nacionales e internacionales”, dice Sabine Altendorf, economista de la FAO y autora de este capítulo.

Las bananas y los aguacates, por el contrario, han mostrado cierta resistencia, y ambas frutas han registrado un crecimiento de las exportaciones, pero las tensiones críticas han afectado sus cadenas de valor, especialmente para los productores más pequeños, que enfrentan precios elevados de fertilizantes y pesticidas y han sufrido pedidos cancelados.

La demanda de banano se ha beneficiado de su seguridad sanitaria percibida, conveniencia y suministros récord de Ecuador, así como una recuperación de la producción en Costa Rica.

Las importaciones de aguacate también han crecido en el mundo, ya que los suministros estacionalmente más bajos de México y una caída absoluta en las compras en EEUU se ven más que compensados por la sólida demanda en la Unión Europea y los suministros significativamente más altos de Colombia, Kenia y Perú.

Comentarios

comentarios

Siguenos!

Países que nos están viendo


Países que nos están viendo

Suscribete al Boletin