Tecnología

Aun con bajo presupuesto INIFAP desarrolla semillas para básicos

INIFAP aporta 85.8 por ciento de variedades de frijol, 96 por ciento de arroz, 65 por ciento de trigo

Ciudad de México, 4 de agosto de 2020.— A pesar de la falta de recursos económicos, bajos presupuestos y escasa infraestructura para la investigación, “aun en tiempos de crisis”, los investigadores del INIFAP han logrado desarrollar más de 230 variedades de maíz, frijol, arroz y soya, cultivos estratégicos para México, las cuales están disponibles para los agricultores, lejos de los criterios mercantilistas de las grandes empresas transnacionales que “abusan” del uso de registros y patentes para cobrar regalías a los agricultores.

El investigador del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP), Alfredo Josué Gámez Vázquez, enfatiza que pese a que en inversión y recursos disponibles la diferencia entre esta institución pública y las transnacionales es abismal, el organismo participa con 41 de los 67 cultivos agrícolas que usan variedades mejoradas en México.

El organismo ha logrado desarrollar 619 genotipos mejorados en 41 especies, además de tecnologías para la producción. Aporta 85.8 por ciento de las variedades de frijol que se siembran en nuestro país, 96 por ciento en arroz, 94 por ciento en avena y 65 por ciento en trigo. Hace cuatro años producía 100 por ciento de materiales mejorados de cebada para la industria y hoy mantiene 53 por ciento, Heineken 26 por ciento e Icamex 10 por ciento.

En maíz las empresas “sí nos llevan de calle”, reconoce Alfredo Josué Gámez, ya que en el mercado de semillas Corteva capta 33 por ciento, Bayer 31 por ciento e INIFAP 10 por ciento. En México, recuerda, el mercado de semillas mejoradas es de mil 850 millones de dólares (mdd), de las cuales 500 mdd son de maíz y 330 de hortalizas.

Durante las últimas dos décadas, dichas firmas han logrado inscribir un número “sorprendente” de registros en el Catálogo Nacional de Variedades Vegetales (CNVV) donde solo en maíz Pionner cuenta con 447 variedades, de las cuales 164 tienen Título de Obtentor (TO); Seminis registra 453 con 47 TO; el INIFAP tiene 156 con 36 TO. El Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (Cimmyt) cuenta con 93 variedades y cero TO y el Colegio de Postgraduados 46 y 4 TO.

Pese a la disparidad en inversión entre las grandes firmas y la investigación pública de México, en los últimos 15 años el INIFAP desarrolló más de 39 variedades de frijol, 21 de ellas cuentan con TO y cinco están en proceso obtenerlo. En arroz tiene 23 variedades, generadas en los últimos 20 años, 11 de ellas cuentan con TO. De soya ha desarrollado 15 variedades, cuatro de ellas con TO. Todas las tecnologías están inscritas en el CNVV de 2005 a 2020.

El doctor Alejandro Espinosa Calderón, miembro de la Academia Mexicana de Ciencias, enfatiza que con estos datos queda demostrado que es “una reverenda mentira” decir que no se habían desarrollado variedades de frijol, arroz o soya en México, como lo afirmó el diputado Eraclio Rodríguez Gómez, para justificar cambios a la Ley Federal del Variedades Vegetales y que México se adhiera a la UPOV-91.

Para el integrante del Sistema Nacional de Investigadores (Nivel III), nada más equivocado que el legislador afirme que el Acta 91 favorecerá contar con semilla de calidad, “como diputado está obligado a conocer con certeza que antes no había apoyo para las variedades mexicanas de soya y que se promovían las transgénicas, que además requieren glifosato, que es muy tóxico”.

El también investigador del INIFAP —hoy con permiso— remarca que lo que se requería en diversos cultivos básicos es que administraciones pasadas y el SNICS realizaran programas de producción de semillas de calidad y de abastecimiento para que los agricultores elevaran la producción y poder ser autosuficientes.

Comentarios

comentarios

Siguenos!

Países que nos están viendo


Países que nos están viendo

Suscribete al Boletin