Tecnología

Edulcorantes no calóricos son herramienta para control del peso corporal

73 por ciento de la población adulta en México padecía sobrepeso u obesidad en 2016

El problema de la obesidad en el mundo y sobre todo en nuestro país sigue siendo un tema que nos preocupa a todos, ante esto, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) alertó sobre la necesidad de cambiar los hábitos alimenticios en México, donde el 73 por ciento de la población adulta padece sobrepeso u obesidad.

Por otra parte, la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (Ensanut), en 2016 comenta que el 73 por ciento de la población adulta en México padecía sobrepeso u obesidad: siete de cada diez adultos, cuatro de cada diez jóvenes y uno de cada tres niños.

Este tema también impacta a Latinoamérica, pues según su nuevo informe que realizaron en conjunto, el Panorama de la Seguridad Alimentaria y Nutricional en América Latina y el Caribe, cerca del 58 por ciento de los habitantes de la región vive con sobrepeso (360 millones de personas).

Salvo en Haití (38.5 por ciento), Paraguay (48.5 por ciento) y Nicaragua (49.4 por ciento), el sobrepeso afecta a más de la mitad de la población de todos los países de la región, siendo Chile (63 por ciento), México (64 por ciento) y Bahamas (69 por ciento) los que presentan las tasas más elevadas.

Ante esta situación y buscando algunas opciones, se llevó a cabo la XLI Reunión del Capítulo Argentino de la Sociedad Latinoamericana de Nutrición del VIII Congreso de Alimentos Siglo XXI titulado “Alimentos, Nutrición y Salud” en Argentina.

En dicho encuentro, se presentaron las conclusiones del Primer Consenso Técnico del Cono Sur sobre Edulcorantes No calóricos (ENC). Dentro de este, se llevó a cabo la mesa redonda “Consenso sobre Edulcorantes No Calóricos”, donde dentro de las conclusiones se expresó que existe un peso considerable de evidencia a favor del consumo de edulcorantes no calóricos (ENC), en reemplazo de los azúcares libres, como herramienta para la reducción de la ingesta energética y del peso corporal relativo. Asimismo, se observó, que los edulcorantes no calóricos no incrementan la ingesta energética en las personas. También se recordó que los estudios realizados hasta la fecha no plantean preocupaciones con respecto a que se supere su ingesta diaria aceptable en la población mundial. Como conclusión, todos los presentes se comprometieron a seguir monitoreando los diferentes estudios que se realizan sobre el tema.

“Los edulcorantes no calóricos se utilizan para sustituir el azúcar en alimentos y bebidas variados, y también están disponibles como edulcorantes de mesa para endulzar infusiones, postres, licuados de frutas, entre otros. Esto permite proporcionar a las personas una alternativa de dulzor sin calorías y sin el efecto metabólico de los azúcares. También mejora la calidad de vida de individuos con condiciones específicas de salud, ofreciéndoles alimentos modificados para sus necesidades especiales, tales como alimentos y bebidas sin azúcar para personas con diabetes”, expresó la doctora Susana Socolovsky, presidenta de la Asociación Argentina de Tecnólogos Alimentarios (AATA).

Por su parte, el doctor Brian Cavagnari, investigador de la Escuela de Nutrición de la Universidad Católica Argentina, abordó el tema “Edulcorantes no calóricos en el manejo del peso corporal ¿Qué dice la evidencia?”, y comentó que “si bien hoy en día, muchos profesionales de la salud, así como parte de la población en general, manifiestan una serie de dudas acerca del consumo de ENC, resulta clave que todas las personas estén familiarizadas con la correcta interpretación de la evidencia científica disponible en los humanos, en relación al efecto que los ENC podrían tener sobre el peso corporal.

“Si bien es cierto que varios estudios epidemiológicos informan una asociación positiva entre el uso de ENC y un aumento del peso corporal, del riesgo de síndrome metabólico y de diabetes tipo 2, es importante señalar que las asociaciones derivadas de estudios observacionales deben interpretarse con cautela, ya que la variación de peso corporal no solo podría deberse a otros factores, sino que resultaría muy difícil determinar la direccionalidad del efecto. ¿Son los ENC quienes causan un aumento del peso (causalidad)? ¿O son las personas con sobrepeso/obesidad las que consumen más ENC (causalidad inversa)?”, problematiza.

La doctora Susana Socolovsky, en su presentación “Edulcorantes no calóricos: Generalidades, absorción, distribución, excreción y metabolismo” también destacó la importancia de seguir monitoreando y observando toda la evidencia científica que se publica sobre esta temática, para poder diferenciar los estudios diseñados correctamente y así poder informar de manera veraz al consumidor.

Vanessa Martínez, miembro de ASPATAL (Asociación de Tecnólogos de Alimentos) Paraguay, remarcó que cuando un ENC es aprobado ha pasado por un riguroso proceso de evaluación toxicológica para asegurar su inocuidad en las condiciones de uso en todos los subgrupos de la población. “A nivel internacional, el Comité Mixto FAO/OMS de Expertos en Aditivos Alimentarios (JECFA, por sus siglas en inglés) es un comité científico de expertos que se encarga de evaluar la inocuidad y/o el riesgo de los aditivos alimentarios. A nivel del Mercosur, para la aprobación de ENC, se toman en cuenta las evaluaciones de riesgo emitidas por los organismos internacionales como el JECFA, la Agencia de Inocuidad Alimentaria de la Unión Europea (EFSA) y la FDA, como base para el proceso de evaluación”, definió.

Por último y sobre la “Percepción de sabor dulce y determinación de poder edulcorante”, Alejandra Medrano, miembro de la Asociación de Ingenieros Alimentarios (AIALU) de Uruguay, también instó a seguir trabajando en la búsqueda de la optimización de los sabores en los edulcorantes no calóricos para que mejoren día a día.

Información e imágenes: Zimat

Comentarios

comentarios

Siguenos!

Países que nos están viendo


Países que nos están viendo

Suscribete al Boletin