Tecnología

Enemigos naturales, herramientas de control biológico

Por: Dra. Claudia Martínez Anaya*
Foto: Cortesía Natural Resources Conservation Services

enemigosnaturalesLas ventajas del control de plagas en los cultivos son evidentes e indiscutibles para los agricultores: menos pérdidas de las cosechas, mejores productos y menores costos de producción. Este control ha sido una realidad desde la segunda mitad del siglo XX, con el advenimiento de una serie de compuestos sintéticos orgánicos con actividad plaguicida (entre los que existen insecticidas, herbicidas y fungicidas, con actividades específicas que se pueden agrupar en acaricidas, larvicidas, escarabicidas, rodenticidas, etc.).
Sin embargo, se sabe que estos compuestos contaminan el suelo y el agua debido a que sus estructuras son difíciles de descomponer, además de su alta toxicidad asociada sobre insectos benéficos y animales no blanco de su acción, incluyendo a los humanos.
Una alternativa al uso de químicos sintéticos es el control biológico de plagas. Dicho control se lleva a cabo mediante el empleo de los enemigos naturales de una plaga específica que ataca un cultivo.
Las ventajas del uso de estos “biopesticidas” son que no contaminan el ambiente debido a su naturaleza biológica; no provocan efectos dañinos a vertebrados ni a humanos; debido a que son específicos contra plagas particulares tienen muy bajos impactos sobre otros insectos no blanco y la tasa de generación de insectos resistentes es menor, comparada con el uso de pesticidas tradicionales.
Los biopesticidas de uso actual pertenecen a dos grupos: a los que proveen protección contra enfermedades de las plantas debido a que las bacterias usadas (Pseudomonas) producen compuestos activos antimicrobianos y los que producen potentes toxinas insecticidas (bacterias entomopatógenas). De estas últimas, Bacillus thuringiensis, o Bt, es la bacteria entomopatógena con más éxito comercial.

Bacillus thuringiensis y las toxinas Cry
Aunque se ha aislado principalmente del suelo, Bacillus thuringiensis —Bt— es un microorganismo ubicuo. Es una bacteria gram positiva perteneciente a la familia Bacillaceae que se distingue por la formación de cristales proteicos durante su fase de esporulación, que ocurre cuando las condiciones ambientales no son favorables para la reproducción.
La actividad insecticida de Bt es debida a cristales paraesporales, producto de una serie de genes codificados en megaplásmidos, que son secuencias de ADN que se encuentran adicionalmente al cromosoma bacteriano. Cada gen contiene la información necesaria para la producción de toxinas Cry. Hasta la fecha se conocen más de 50 genes de toxinas Cry, que se clasifican de acuerdo a su semejanza molecular y a su especificidad insecticida.

Toxinas Cry de Bt
Toxina
Forma del cristal
Actividad insecticida
Cry I (Subgrupos: A(a), A(b), A(c), B, C, D, F, G)
Bipiramidal
Larvas de lepidópteros
Cry II (Subgrupos A, B, C)
Cuboidal
Lepidópteros y dípteros
Cry III (Subgrupos A, B, C)
Plano / irregular
Coleópteros
Cry IV (Subgrupos A, B. C, D)
Bipiramidal
Dípteros
Cry V – IX
Variada
Variada

Comentarios

comentarios

Siguenos!

Países que nos están viendo


Países que nos están viendo

Suscribete al Boletin