Tecnología

Gran futuro verde

Usando la ciencia para combatir la desertificación en el Sahel

Barkissa Fofana cree que la microbiología es clave para hacer que la tierra degradada sea verde y productiva nuevamente, y está realizando investigaciones para demostrarlo.

“Se debe hacer algo para abordar los problemas ambientales causados por el cambio climático, la desertificación y el crecimiento de la población”, dice Barkissa, de un campo de acacias a las afueras de la ciudad de Djibo, en la región norte del Sahel de Burkina Faso.

Barkissa, una microbióloga de 30 años del Instituto de Investigación Ambiental y Agrícola de Burkina Faso (INERA), está particularmente interesada en el papel de los microorganismos en la solución de estos problemas.

Tomemos el ejemplo de la fijación de nitrógeno, dice ella. Hay bacterias capaces de transformar el gas nitrógeno en el aire en compuestos de nitrógeno que las plantas pueden usar como fertilizante natural. Algunas de estas bacterias son simbióticas: entran en una planta a través de sus raíces y hacen que el nitrógeno esté disponible para que la planta huésped crezca.

El campo de los árboles de acacia es su campo de pruebas. Aquí ella está monitoreando el desarrollo de estos árboles productores de goma, que han sido inoculados con diferentes bacterias y hongos simbióticos naturales. Quiere saber si, y cómo, ayudan a los árboles a ser más resistentes a la sequía, crecer mejor y producir más goma.

Las parcelas de restauración son parte del programa de Acción contra la Desertificación (AAD) de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) que apoya la iniciativa de la Gran Muralla Verde en Burkina Faso. La investigación de Barkissa, resultado de la asociación entre INERA y el programa AAD, es un ejemplo de cómo el programa está trabajando para hacer que las tierras degradadas en el Sahel sean verdes y productivas nuevamente.

En esta área, donde los desafíos planteados por el cambio climático y la desertificación son particularmente agudos, las precipitaciones apenas superan los 400 milímetros por año y la tierra está severamente degradada. Hasta el momento, AAD ha iniciado la restauración de más de siete mil hectáreas en Burkina Faso.

La investigación de Barkissa refuerza el trabajo de restauración de AAD en esta área del Sahel. Tras más de un año en el experimento, las mediciones de Barkissa son alentadoras, y el programa AAD tiene como objetivo hacer que estos útiles microorganismos estén disponibles para la población local. Ya se están realizando esfuerzos para capacitarlos sobre cómo inocular sus semillas y plantas.

Al preguntarle sobre su motivación, Barkissa dice que optó por estudiar agronomía porque le gustan las plantas y siempre quiso trabajar en el campo. Sus padres la han apoyado desde el principio. Pero a veces, ella extraña estar con su familia. Es un largo camino de regreso a casa a Bobo-Dioulasso, la segunda ciudad más grande de Burkina Faso en el sur, donde su padre dirige un taller de vulcanización y su madre vende condimentos enfrente de la casa.

Barkissa espera defender su tesis a principios de 2020. Confía en que los resultados de su investigación pueden ayudar al Sahel a alcanzar su objetivo. Y ciertamente hará su parte: “Siempre he tratado de hacer todo lo posible para que las cosas funcionen.”

El programa AAD apoya a las comunidades rurales en África, así como en el Caribe y el Pacífico, con la restauración a gran escala de las tierras degradadas, estimulando el crecimiento económico y el desarrollo. Este programa es un socio clave de la iniciativa Gran Muralla Verde, el proyecto estrella de África para combatir el cambio climático y la desertificación. Esta iniciativa crea paisajes productivos en el norte de África, el Sahel y el Cuerno de África, que abordan la inseguridad alimentaria y la pobreza en la zona. Para febrero de 2019, el programa AAD habrá llegado a aproximadamente 500 mil personas y habrá restaurado aproximadamente 50 mil hectáreas de tierras degradadas.

Información e imágenes

Comentarios

comentarios

Siguenos!

Países que nos están viendo


Países que nos están viendo

Suscribete al Boletin