Tecnología

IoT, ERP, inteligencia artificial y blockchain, aliadas de la inocuidad alimentaria

Las tecnologías digitales ayudan a controlar procesos, determinar y gestionar riesgos alimentarios

Ciudad de México, 9 de enero de 2020.— Todos los años, una de cada diez personas sufre algún problema de salud luego de comer, es decir, en total se presentan cerca de 600 millones de casos de enfermedades transmitidas por alimentos en todo el mundo, según datos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Frente a esta realidad, las tecnologías digitales emergentes son clave para crear un sistema alimentario más digital, rastreable y seguro.

Instituciones como la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) y Eleven Rivers Growers (ERG), certificadora sinaloense de empresas agrícolas comprometidas con la inocuidad y la responsabilidad social y ambiental, coinciden en señalar que ahora que hay un alto flujo de productos en el comercio internacional de alimentos, las tecnologías digitales son de utilidad para tener la certeza de que lo que consumimos no es dañino para la salud.

La FAO, en el marco de la celebración del Día Mundial de la Inocuidad Alimentaria, afirmó que la innovación tecnológica y la transformación digital complementan los métodos analíticos existentes para una mejor vigilancia, prevención de enfermedades y capacidad de respuesta a situaciones de emergencia.

En Sinaloa y en todo el país la inocuidad debe ser prioridad, porque México es el décimo exportador de alimentos del mundo, y según datos de ERG, ese estado produce el 65 por ciento de los vegetales frescos que consume el vecino país del norte, como tomate, pepinos, pimiento morrón y berenjenas. Es decir, se trata de un tema que repercute en la salud pública, el comercio y la economía local y mundial, pues cada vez se hace más compleja la cadena de valor del sector agroalimentario y se abren o cierran las puertas del comercio mundial de alimentos si se cumple o no con los criterios establecidos por las autoridades sanitarias de cada país.

Esmeralda Uribe, coordinadora de comunicación de ERG, explicó que la tecnología es muy importante para la inocuidad porque está presente en toda la cadena de valor. “En los consumidores que compran sus alimentos por medio de aplicaciones telefónicas, en las casas certificadoras que emplean plataformas digitales tanto para que los productores capturen los datos sobre el cumplimiento de los requisitos de inocuidad que exige cada certificación, como los auditores que las consultarán a la hora de hacer sus visitas para revisar el nivel de cumplimento”, detalló.

Agregó además, que las tecnologías también están en las empresas agrícolas, ya que con la transformación digital tienen controlados y digitalizados sus procesos y datos, lo que brinda mayor veracidad y la posibilidad de disminuir errores en las métricas y sus interpretaciones.

“Las empresas que cuentan con procesos digitalizados, con plataformas digitales, tienen auditorías mucho más rápidas y eficientes. Cuentan con la posibilidad de hacer analíticas de sus propios datos y tener herramientas que son primordiales como la trazabilidad; que es necesaria para los casos en los que las autoridades sanitarias solicitan detener embarques o información para saber qué pasó, en dónde ocurrió el error que provocó la contaminación”, precisó Uribe.

Tecnologías emergentes e inocuidad alimentaria
La FDA recientemente llamó a iniciar una nueva era de inocuidad alimentaria más inteligente con la que buscan modernizar el sistema de seguridad alimentaria de Estados Unidos, con base en la implementación de nuevos requisitos, el establecimiento de estándares de trazabilidad y el aprovechamiento de tecnologías emergentes, como el internet de las cosas, la inteligencia artificial y el blockchain.

Para lograrlo, la autoridad sanitaria convocó a los actores relacionados a la producción de alimentos a una consulta pública nacional en la que estuvieron presentes empresas de tecnología, que informaron acerca del alcance de estas a favor de la inocuidad alimentaria.

David Ruiz, director comercial de SofOS, organización especialista en la transformación digital para el sector agroalimentario sobre tecnologías de SAP, opina que ante esta responsabilidad y el proceso que está iniciando la FDA, las empresas de TI de México están llamadas a trabajar con los agronegocios de cualquier rubro, las autoridades sanitarias, las asociaciones de productores y otras organizaciones civiles, para llevar las tecnologías emergentes al servicio de la inocuidad alimentaria y mantener el estatus del país como el primer proveedor de alimentos de Estados Unidos.

Enterprise Resource Planning (ERP), movilidad e internet de las cosas. Con estas tecnologías las empresas agroalimentarias pueden colectar datos, monitorear y controlar sus procesos a lo largo de la cadena de valor, desde la semilla hasta el consumidor. Ruiz explicó que así logran gestionar y supervisar sus procesos con mayor rigor, disminuir el error humano para evitar la contaminación de los alimentos. Por su parte, las organizaciones certificadoras pueden revisar los criterios de cumplimiento con mayor agilidad, incluso, en tiempo real.

Machine learning e inteligencia artificial. Con sistemas de autoaprendizaje es posible desarrollar aplicaciones de alerta temprana que permitan identificar y gestionar proactivamente los riesgos emergentes para la inocuidad alimentaria y evitar daños a la salud y cuantiosas pérdidas económicas, que según el Banco Mundial representan unos 95 mil millones de dólares cada año.

Blockchain. Gracias a la aplicación de la tecnología de cadena de bloques se puede obtener la trazabilidad de los alimentos de manera más transparente, precisa y rápida, para, al detectar brotes de enfermedades transmitidas por alimentos contaminados, gestionar la emergencia de manera más eficiente.

Resaltó el representante de SofOS que de esta manera las instituciones de vigilancia sanitaria y las empresas tienen mejor capacidad de respuesta para disminuir las consecuencias a la salud pública y la economía.

Comentarios

comentarios

Siguenos!

Países que nos están viendo


Países que nos están viendo

Suscribete al Boletin