Tecnología

Tres formas en que los drones ayudan a gestionar mejor nuestra tierra

Los proyectos de la FAO en Myanmar y Filipinas utilizan tecnología para impulsar la sostenibilidad y la resiliencia

Ciudad de México, 12 de noviembre de 2020.— En los últimos años, hemos visto cómo el uso de vehículos aéreos no tripulados (UAV), o drones, como la mayoría de la gente los conoce, realmente despegó. Desde mejorar la cobertura de video de los eventos hasta hacer un balance de las secuelas de los desastres naturales, ahora tienen un papel clave que desempeñar en muchos contextos diferentes. Incluso forman parte de la estrategia de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) para abordar el reciente brote de langosta del desierto en África occidental.

Las posibilidades de la tecnología UAV son de gran alcance y la FAO está aprovechando este potencial para monitorear el uso de los recursos naturales y aumentar la sostenibilidad. Los UAV ahorran tiempo, son rentables y proporcionan datos e imágenes actualizados en alta resolución para muchos propósitos diferentes. También son fáciles de usar, lo que los convierte en la herramienta perfecta para expertos y aficionados por igual.

Entonces, ¿cómo está utilizando la FAO los UAV para proteger los recursos de nuestro planeta y los medios de vida de las personas?

1. Seguimiento de la deforestación y la degradación de la tierra

La deforestación y la degradación de la tierra son problemas importantes, pero a menudo son difíciles de ver y monitorear. Desde 1990 se han perdido unos 129 millones de hectáreas de bosque, un área casi equivalente en tamaño a Sudáfrica. ¡Esto equivale a una pérdida de 23 hectáreas de bosque por minuto! Además, cada año se degradan 12 millones de hectáreas de tierra. La deforestación y la degradación de la tierra dañan la biodiversidad, perjudican los medios de vida y aumentan los riesgos del clima extremo, lo que en última instancia aumenta la pobreza y el hambre y, en ocasiones, obliga a las comunidades locales a migrar.

En Myanmar, la FAO está utilizando vehículos aéreos no tripulados como parte de un proyecto para monitorear el uso de los bosques y la tierra para garantizar que se utilicen de manera sostenible. Dado que los bosques cubren más del 48 por ciento del país, es casi imposible conocer y monitorear la situación desde el suelo, lo que dificulta la implementación de las políticas adecuadas. Los UAV, por el contrario, ofrecen una vista panorámica más amplia de los bosques, lo que facilita la captura de la situación actual y permite a las autoridades controlar su uso, protegiendo estos preciosos recursos de la sobreexplotación.

Cuando se trata de abordar la degradación de la tierra, los UAV tienen un papel similar que desempeñar. Aunque las comunidades locales a menudo conocen la situación sobre el terreno, se necesitan pruebas para compartir con el gobierno y permitirles implementar políticas. Anteriormente, esta información se recopilaba manualmente, viajando por tierra a pie para evaluar la situación e informar. Pero con bosques que cubren áreas tan vastas, es casi imposible obtener una imagen precisa de esta manera. Las fotos y videos de UAV destacan la condición de la tierra desde arriba, proporcionando fácilmente la evidencia necesaria para tomar decisiones informadas.

2. Cartografía y planificación del uso de la tierra

Para monitorear con precisión los bosques y la degradación de la tierra, los mapas de uso y cobertura de la tierra (LULC) son fundamentales. Estos mapas muestran los distintos tipos de tierra, cómo se utilizan y cómo este uso cambia con el tiempo. Los mapas LULC se desarrollan principalmente a través de imágenes de satélite, junto con la verificación manual en tierra. Sin embargo, las fotos tomadas por drones ahora se han convertido en un tercer paso importante, que ayuda a verificar y mejorar los conjuntos de datos y aumentar la precisión de las evaluaciones. Myanmar ahora ha implementado UAV para su planificación del uso de la tierra y la gestión sostenible de la tierra.

Los UAV también fomentan la participación de la comunidad local. Las gafas UAV permiten a las personas en tierra ver lo que ve el UAV, lo que hace que la situación cobre vida para los habitantes locales y los alienta a usar la tierra de manera más sostenible.

3. Evaluación de los efectos de los desastres naturales

Filipinas ocupa el cuarto lugar entre los países más propensos a desastres del mundo. Entre 2018 y 2019, 21 tifones azotaron el país. La evaluación rápida de los daños es vital para iniciar el proceso de reconstrucción. Sin embargo, el método convencional de evaluaciones manuales a menudo puede llevar meses y puede dar lugar a inexactitudes. Este proceso prolongado puede hacer que los agricultores reciban ayuda para la recuperación demasiado tarde o que algunas áreas se queden atrás. Pero desde 2015, la FAO y el Departamento de Agricultura de Filipinas han estado trabajando juntos para usar UAV para evaluar de manera eficiente los daños agrícolas después de un desastre natural.

Después de un exitoso programa piloto de la FAO que utiliza UAV en evaluaciones previas y posteriores a un desastre, el gobierno de Filipinas ha mejorado drásticamente su capacidad de respuesta. Por ejemplo, a principios de 2019, un evento de El Niño provocó una sequía significativa que afectó los cultivos en todo el país. Sin embargo, gracias a la expansión continua y al uso mejorado de los vehículos aéreos no tripulados, el Departamento de Agricultura ya había desplegado vehículos aéreos no tripulados en el área y pudo confirmar qué cultivos estaban luchando por el agua y dónde estaban ubicados. Al no tener que evaluar la situación en persona, el gobierno ahorró tiempo y recursos. También significó que el personal de campo y el personal técnico podrían intercambiar información y analizar la situación con mayor facilidad, lo que les permitió brindar ayuda con mayor rapidez y asignar mejor los recursos.

Construir un planeta sostenible para las generaciones futuras es imposible sin innovación. En muchos proyectos en todo el mundo, la FAO, de la mano de los países, está resolviendo antiguos problemas agrícolas con nuevas tecnologías y enfoques novedosos. Los UAV son solo una de las tecnologías que pueden ayudarnos a modernizar y ampliar la innovación en el sector agrícola, construyendo un planeta más sostenible para todos.

Comentarios

comentarios

Siguenos!

Países que nos están viendo


Países que nos están viendo

Suscribete al Boletin