Análisis

FAO necesita 350 millones para evitar aumento de hambre durante COVID-19

Cada vez más personas luchan por tener acceso o alimentos suficientes en países frágiles

Roma, 21 de mayo de 2020.— La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) está buscando 350 millones de dólares (mdd) para ampliar las actividades de lucha contra el hambre y el aumento de los medios de vida en contextos de crisis alimentaria donde el impacto de COVID-19 podría ser devastador.

Aunque el impacto a gran escala y a largo plazo de la pandemia en la seguridad alimentaria aún no se ha revelado, la evidencia muestra que en países que ya están afectados por el hambre aguda, las personas luchan cada vez más por tener acceso a los alimentos a medida que los ingresos caen y los precios de los alimentos aumentan.

Si los agricultores no tienen acceso a sus campos, o no tienen los medios o el acceso para comprar semillas y otros insumos para plantar o comprar alimento para sus animales, se perderán las estaciones de siembra, el cultivo disminuirá significativamente y los animales se perderán. Esto significa que también habrá menos alimentos disponibles, tanto en áreas rurales como urbanas.

Nueva solicitud de financiamiento para responder a las crecientes necesidades

La nueva solicitud de fondos de la FAO de 350 mdd es aproximadamente tres veces más que a fines de marzo a medida que los asombrosos impactos socioeconómicos de COVID-19 se hacen más evidentes.

La respuesta humanitaria de la FAO a COVID-19 es parte del Plan Global de Respuesta Humanitaria de COVID-19.

Se requiere urgentemente financiamiento adicional para abordar las nuevas necesidades que surgen de COVID-19. Las nuevas actividades se basarán en el apoyo crítico para salvar los medios de vida que se brinda actualmente, que incluye:

En Sudán del Sur, la FAO llevó a cabo su mayor distribución de semillas para que los agricultores no se pierdan la temporada principal de siembra. Hasta la fecha, la FAO ha distribuido más de cuatro millones de kilogramos de los ocho millones de semillas de cultivos y hortalizas adquiridas y previamente posicionadas, y más de 100 mil herramientas manuales agrícolas para alrededor de 1.8 millones de personas. Esto significa que cada familia puede cultivar suficientes alimentos durante al menos seis meses y vender algunos excedentes. Además, casi 50 mil personas recibieron kits de pesca.

En Somalia, la FAO hizo una transición total de su asistencia en efectivo a la entrega de efectivo móvil y, en los últimos 60 días, transfirió más de cuatro millones de dólares en dinero móvil para ayudar a 200 mil somalíes a acceder a alimentos y otras necesidades básicas. La FAO ha registrado a más de 2.1 millones de personas en su plataforma de dinero móvil.

Además, 240 mil somalíes están recibiendo cupones electrónicos por SMS para obtener semillas, herramientas agrícolas, servicio de riego y bolsas de almacenamiento de los comerciantes locales. De esta manera, la FAO reinyecta dinero en la economía local y evita demoras en la cadena de suministro debido a COVID-19.

En Siria, la FAO apoyó a los productores de hortalizas para establecer viveros, que se estima que generarán a los agricultores un ingreso adicional de casi dos mil dólares por año.

En Pakistán, la FAO llevó a cabo una campaña en línea, involucrando a 160 mil personas para aprender sobre la prevención del desperdicio de alimentos; y aumentó la conciencia, incluso a través de sus escuelas de campo para agricultores, sobre cómo mantenerse a salvo de la transmisión de COVID-19.

En Haití, la FAO distribuyó semillas y otros insumos a casi 50 mil personas antes de la campaña agrícola principal.

En general, la respuesta humanitaria de la FAO a los impactos de COVID-19 se centrará en: mejorar la recopilación y el análisis de datos sobre el hambre para que las organizaciones puedan responder de manera más efectiva; mantenimiento de la producción de alimentos, incluso por medio de actividades de ampliación para que los agricultores puedan aprovechar las próximas temporadas de cultivo; aumentar el apoyo a las actividades de posproducción, como la cosecha, el almacenamiento, el procesamiento y la conservación de alimentos a pequeña escala, y vincular a los productores con los mercados para garantizar que las cadenas de suministro de alimentos se mantengan funcionales; y, crear conciencia para que las personas que mantienen vivas las cadenas de suministro de alimentos no corran el riesgo de transmisión de COVID-19.

Datos y cifras sobre el impacto del hambre y la pandemia en la seguridad alimentaria:

Hay un riesgo creciente de hambruna en algunos países, y potencialmente incluso varias hambrunas ocurren al mismo tiempo.

Incluso antes de la pandemia, unos 135 millones de personas experimentaban crisis o niveles peores de inseguridad alimentaria aguda, de los cuales 27 millones de personas en niveles de “emergencia” de inseguridad alimentaria aguda están al borde de la hambruna.

Somalia actualmente está experimentando múltiples conmociones, incluidas la langosta del desierto, las inundaciones y COVID-19. La Unidad de Análisis de Seguridad Alimentaria y Nutrición (FSNAU), administrada por la FAO, advirtió en mayo que unos 3.5 millones de somalíes están en un nivel de “crisis” de inseguridad alimentaria aguda y superiores hasta septiembre de 2020, un aumento de tres veces en comparación con principios de 2020, más del 100 por ciento cifras mayores que el hambre en un año promedio, y peores que en 2017, cuando había un alto riesgo de hambruna.

En Afganistán, se prevé que más de uno de cada tres afganos, unos 10.3 millones de personas, presenten una grave inseguridad alimentaria entre junio y noviembre.

En Bangladesh, las fallas en los sistemas de transporte están provocando el vertido de productos alimenticios perecederos y reducciones dramáticas de precios en la puerta de la granja, lo que afecta la seguridad alimentaria de los productores.

En el sudeste asiático, COVID-19 se superpone con una sequía subregional.

En Siria, desde mediados de marzo, ha habido aumentos de precios del 40-50 por ciento en los alimentos básicos.

Para muchos países de alto riesgo en América Latina y el Caribe, el periodo comprendido entre abril y junio coincide con la temporada de siembra de los principales cultivos.

Los países importadores netos de alimentos (por ejemplo, los países del Caribe, México, Ecuador, Venezuela) son particularmente vulnerables debido a la devaluación de la moneda y las restricciones comerciales.

En África oriental y el Cercano Oriente, donde 42 millones de personas se enfrentan a una inseguridad alimentaria aguda, la lucha contra el brote de langosta del desierto es fundamental para salvaguardar los medios de vida y la seguridad alimentaria.

Si bien existe un alto potencial para un aumento significativo de la inseguridad alimentaria aguda a nivel de crisis y superior en los próximos meses, esto no es inevitable.

Comentarios

comentarios

Siguenos!

Países que nos están viendo


Países que nos están viendo

Suscribete al Boletin