Maquinaria e Insumos Agricolas

Fumigadoras agrícolas, ¿para qué sirven?

Existen diferentes tipos de fumigadoras, las cuales están diseñadas para cumplir tareas específicas de acuerdo a las necesidades de cada productor

Una fumigadora agrícola es una herramienta que ayuda a suministrar diferentes elementos, los cuales son necesarios para el desarrollo de las plantas y para proteger el medio de cultivo. Esta consiste en rociar o esparcir un compuesto específico a través de una boquilla encargada de expulsar el líquido a presión formando una cortina de gotas muy finas capaces de cubrir a la producción entera, ya sea a pequeña, mediana o gran escala.

En el mercado existen diferentes tipos de fumigadoras, las cuales están diseñadas para cumplir tareas específicas de acuerdo a las necesidades de cada productor; estas se diferencian entre sí por su tamaño, por su forma, por su color y por los materiales con los que están elaboradas. Cabe señalar que tienen la capacidad de contener diferentes tipos de compuestos orgánicos o químicos, que pueden ser insecticidas, fungicidas, hormonas, reguladores de crecimiento y/o fertilizantes, por mencionar algunos.

Si bien las fumigadoras están destinadas principalmente para la aplicación adecuada de productos destinados a la prevención o la eliminación de diferentes tipos de plagas, hongos, enfermedades y malas hierbas, también se pueden emplear para la aplicación de otros productos para fertilizar o corregir carencia de nutrientes, por lo tanto su uso se puede llevar a cabo en la producción a campo abierto, en invernaderos, en huertos caseros y en cultivos hidropónicos. Entre las fumigadoras más comunes se encuentran la fumigadora estacionaría, la mochila fumigadora y la fumigadora tipo pistola.

Antes de usar o elegir algún tipo de fumigadora es importante tomar en cuenta diferentes factores para poder tener éxito en la producción, por ejemplo, el tipo de elemento que se va a utilizar y las condiciones climáticas que predominan en la región, así como el tipo de cultivo, la técnica de producción, los recursos disponibles y de las necesidades de cada productor, entre otros.

Uno de los beneficios que se obtienen con el uso de las fumigadoras en la producción agrícola es que hacen posible dosificar la cantidad de productos que reciben las plantas, lo que permite optimizar el uso de los recursos disponibles. Por otro lado, gracias a su aspersión en forma de finas gotas es posible evitar que las plantas se maltraten, por lo que los cultivos pueden tener un mejor crecimiento y presentar mayores rendimientos

Información e imágenes

Comentarios

comentarios

Siguenos!

Países que nos están viendo


Países que nos están viendo

Suscribete al Boletin