Hortofruticola

Melón amargo: ¿la insulina vegetal?



Al cierre de 2016, generó 7.1 millones de toneladas a escala nacional

El melón amargo también conocido como calabaza amarga o pera de bálsamo, es un vegetal de la familia de las cucurbitáceas, su nombre científico es Momordica Charantia, se considera dentro de la misma especie a la que pertenecen la calabaza, la sandía, el melón y el pepino.

Es originario de regiones tropicales y subtropicales de Asia, África, América del Sur y el Caribe, y conocido por sus propiedades curativas, antioxidantes y regenerativas.

Se desarrolla como una enredadera con flores amarillas y hojas fragmentadas. El fruto tiene una forma alargada similar al calabacín y se utiliza en la elaboración de algunos medicamentos, asimismo, se puede consumir en ensaladas, jugos o como infusión.

Su sabor es agrio debido a la presencia de “momordicin”, y se cree que es de los más amargos de todos los vegetales comestibles.

El valor nutricional de esta hortaliza incluye proteínas, carbohidratos, calcio, hierro, ácido fólico, también contiene una buena cantidad de fibra dietética y es bajo en calorías.

El té de melón amargo se ha utilizado de forma tradicional en África, Asia y América Latina debido a que han descubierto que el consumo frecuente, puede reducir los niveles de azúcar en la sangre.

¿Por qué cura? Contiene varios ingredientes, entre ellos la momordina. El polipéptido P, charantin y vicina son los componentes específicos que se cree, producen el efecto de bajar la glucosa en la sangre.

Algunos estudios han demostrado que las propiedades que posee, pueden inhibir el crecimiento de células cancerígenas gracias a sus altos contenidos de antioxidantes, que ayudan a proteger las células del cuerpo.

Cabe mencionar que los efectos curativos del melón amargo no se han demostrado científicamente, por ello, a pesar de ser una opción para prevenir ciertos tipos de enfermedades, debe ser utilizado bajo supervisión médica.

El Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP) reporta 191 hectáreas sembradas de este fruto en los estados de Sinaloa y Nayarit. Con una producción de 7.1 mil toneladas generó un valor de la producción de 64.8 millones de pesos en 2016.

Si requiere más información de este o cualquier otro producto consulte el Anuario Estadístico de la Producción Agrícola, o el Sistema de Información Agroalimentaria de Consulta (SIACON NG).

Información e imágenes

Comentarios

comentarios

Países que nos están viendo


Países que nos están viendo

Suscribete al Boletin