Eventos

Compiten microempresas semilleras de México con transnacionales

Investigadores de INIFAP y 38 microempresas producen semillas que incrementan rendimientos en 50 por ciento

Investigadores del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP) en alianza con alrededor de 38 microempresas de capital nacional han logrado abastecer con semillas certificadas a agricultores del Centro, Occidente y Bajío, con tecnología 100 por ciento mexicana que permite duplicar rendimientos dada su adaptabilidad a diferentes regiones y a un costo hasta 50 por ciento menor respecto al que ofrecen compañías transnacionales.

Así han podido sembrar con tecnología desarrollada por el INIFAP 12 por ciento de la superficie de Valles Altos que usa semilla mejorada, con la ventaja de conocer necesidades locales, características de suelo y clima, y a partir de material genético autóctono obtener semilla certificada con alto grado de germinación (90 por ciento), pureza (98 por ciento), y calidad genética (96 por ciento-98 por ciento), lo cual permite al agricultor obtener rendimientos de seis toneladas por hectárea (t/ha), cuando la media regional es de apenas tres toneladas.

En la región de Valles Altos de México (dos mil 200 msnm), que comprende los estados de Tlaxcala, Puebla, Hidalgo, Querétaro, Michoacán, Morelos, Guanajuato, Ciudad de México y Estado de México, se cultivan con maíz dos millones de hectáreas —27.4 por ciento de la superficie nacional sembrada con este grano—, pero solo en 6 por ciento de esta se utiliza semilla certificada, por lo que el potencial de crecimiento es enorme.

Si se proyectara, con un plan de mediano y largo plazo, cultivar con las semillas desarrolladas por investigadores del INIFAP dicha superficie se obtendrían seis millones de toneladas de maíz adicionales a lo que se cosecha hoy, es decir, una tercera parte de las 18 millones de toneladas que se estima importará México en 2019, de acuerdo con productores e investigadores agrícolas.

La ventaja de la semilla desarrollada en el INIFAP es que es más rústica, con capacidad de adaptarse a las condiciones ambientales adversas y económicas de los productores. Tiene un manejo agronómico similar a los criollos y su rendimiento en temporal favorable es de entre siete y nueve toneladas, cuando la media es de tres a cinco toneladas, expresa Orlando Nieves, director de la microsemillera El Trébol, ubicada en el Estado de México.

Otra de ventaja para el agricultor es su bajo costo, porque las empresas transnacionales comercian un saco de semillas entre tres mil y tres mil 500 pesos; las microempresas de capital nacional lo venden alrededor de mil 600 pesos y la calidad de la semilla y el rendimiento que se obtiene en Valles Altos son comparables e incluso superiores a las grandes firmas, pero a un costo menor que va del 30 al 50 por ciento.

Rafael Padilla, directivo de la microsemillera El Caudillo, ubicada en Morelos, expresa que “si un agricultor siembra maíz de tres mil 200 pesos el saco que da de tres a cuatro toneladas por hectárea contra uno de mil 500 que le da lo mismo o más, prefieren nuestra semilla. Incluso creo que ayudamos a mantener el precio de la semilla en la región, donde nunca será tan alto como en Jalisco, Sinaloa o Sonora”.

El productor platica que desde hace 13 años empezaron a trabajar solo materiales del INIFAP y hoy en día 50 por ciento de sus ventas son tecnología de la institución, que con buen manejo en la Cuenca del Balsas alcanzan rendimientos para el agricultor de 13 toneladas por hectárea, y con regular manejo hasta nueve toneladas; el promedio en Morelos es de seis a siete toneladas.

Información e imágenes: INIFAP

Comentarios

comentarios

Siguenos!

Países que nos están viendo


Países que nos están viendo

Suscribete al Boletin