Pecuario y Pesquero

Descartan riesgo en consumo de carne mexicana certificada

Rechazan la existencia de clembuterol en los productos

México.─ La carne de ganado bovino, porcino, caprino y ovino, así como de aves de corral, producida en establos y granjas mexicanos certificados no representa riesgo alguno para sus consumidores, aseguró el investigador de la UNAM, Héctor Sumano López.

El experto del Departamento de Fisiología y Farmacología de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) sostuvo que existen evidencias científicas y sanitarias sobre el buen control del clembuterol.
Recordó que hace algunas semanas se publicaron informaciones en las que se cuestionó el proceso de producción de cárnicos en el país, porque en él puede estar involucrado el medicamento clembuterol, cuyo uso pecuario está prohibido y representa un delito penal.

Al respecto, aseguró que se puede demostrar el buen control de esta sustancia en México y la inviabilidad económica para los productores si la emplearan negligente o subrepticiamente en la engorda de ganado, de acuerdo con un comunicado de la UNAM.

Diversos estudios científicos, dijo, muestran que el clembuterol no es genotóxico, es decir, no induce cambios conducentes a cáncer ni de ninguna otra índole en el genoma, animal o humano; ni es estimulante del sistema nervioso central y mucho menos abortivo. No obstante, fue prohibido en los procesos de producción de carne en la Unión Europea.

En cambio, el zilpaterol y la ractopamina, que actúan en los mismos receptores y son de eliminación muy rápida, sí están aprobados en muchos países, incluido México, detalló.

Estos fármacos inducen un fenómeno conocido como “repartición”, en el que los nutrientes y la energía se depositan en los tejidos como músculo, en vez de hacerlo como grasa.

“Lo común es que, por ejemplo, se suministre zilpaterol a bovinos y ractopamina a cerdos durante el mes final de su engorda, para que tengan más carne que grasa.

“Esos medicamentos se eliminan de manera rápida, llegan a concentraciones mínimas en los tejidos en un periodo de sólo 24 a 48 horas; además, son dos mil veces menos potentes que el clembuterol para inducir hipotensión”, planteó Sumano.

En relación con la comercialización de carne, insistió en que se tiene la certeza de que criadores y rastros están certificados mediante un procedimiento denominado Tipo Inspección Federal (TIF), que operan mediante un seguimiento estrecho por parte de sus clientes.

“Los ganaderos ya cuentan con canales de distribución, por lo que es dudoso que se atrevan a recurrir al clembuterol; sí utilizan zilpaterol en bovinos y ractopamina en cerdos, que están aprobados por la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa).

“Cabe apuntar que, a diferencia de lo que sucede con el clembuterol, estos medicamentos son económicamente viables, y sólo son necesarias de 24 a 48 horas para que el organismo animal los elimine”, finalizó Sumano López.

Fuente: Agencias

Comentarios

comentarios

Siguenos!

Países que nos están viendo


Países que nos están viendo

Suscribete al Boletin