Pecuario y Pesquero

Nuevos hornos para ahumar pescado llegan a Asia

La tecnología promovida por la FAO impulsa mayores ingresos, aporta mejores alimentos y protege la salud

El método tradicional de ahumar pescado en esta pequeña comunidad de pescadores en el este de Sri Lanka obliga a las mujeres a pasar largas horas ocupándose de los pescados colocados en mallas sobre carbón humeante. Los riesgos para la salud derivados de la inhalación de humo son elevados, a la vez que la producción de este trabajo intensivo en mano de obra, con frecuencia es baja. Pero las cosas están cambiando con la introducción de nuevos hornos de ahumar pescado promovidos por la FAO, en el marco de un programa financiado por la Unión Europea.

Desde 2008, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) trabaja en el desarrollo del FTT-Thiaroye, una tecnología mejorada para el ahumado y secado de pescado. El horno puede construirse nuevo, o pueden añadirse algunos elementos a un horno existente, como la chimenea de captura de humo o las bandejas para recuperar el aceite. El horno está diseñado para mejorar la eficiencia del combustible en el ahumado de pescado al condensar el calor y el humo. También aborda los riesgos para la salud que sufren las personas que ahúman pescado en pequeña escala, cuya gran mayoría son mujeres.

En el distrito donde se encuentra Unnichchai, unas 150 familias participan en las actividades de ahumado de pescado. El método tradicional para ahumar se realiza al aire libre, lo que hace que el pescado tienda a descomponerse a causa de la lluvia y la contaminación externa. Los fuertes vientos pueden alargar el proceso y ello resulta a menudo en un pescado de menor calidad, que se vende a precios más bajos.

La tecnología de la FAO se introdujo por primera vez en África, donde ya ha sido adoptada por 12 países. Las mujeres que usan métodos anticuados para ahumar pescado sobre un fuego abierto padecen a menudo irritaciones en los ojos y la piel y enfermedades respiratorias a causa del humo. Sin embargo, las mujeres africanas que adoptaron el nuevo método vieron mejorar su salud, aumentar de forma importante sus ingresos, lograron reducir sus costos y las pérdidas, una mayor calidad e inocuidad de su pescado ahumado y al mismo tiempo pudieron mejorar la seguridad alimentaria y la nutrición de su familia.

En junio de este año, la FAO, junto con el Programa de la Unión Europea de Apoyo al Desarrollo del Distrito la (SDDP, por sus siglas en inglés) introdujo por primera vez en Asia la nueva tecnología para ahumar, comenzando por Sri Lanka, donde el pescado es una fuente importante de sustento y nutrición.

La construcción del primer horno en Unnichchai tuvo un costo cercano a los mil 500 dólares, lo que resulta relativamente caro para comunidades pesqueras en pequeña escala. Sin embargo, el horno es compartido entre muchas familias y expandirlo a otras comunidades probablemente dependa posiblemente del apoyo de microfinanzas del gobierno, las instituciones de desarrollo, las organizaciones no gubernamentales (ONG) o el sector privado.

La FAO ayuda también a garantizar la sostenibilidad del éxito del proyecto de Sri Lanka brindando a las comunidades pesqueras capacitación técnica sobre la mejora de la calidad y el envasado del pescado, y promoviendo un enfoque orientado al mercado para los consumidores en la capital del país, Colombo, donde hay una enorme y permanente demanda de pescado ahumado.

Información e imágenes

Comentarios

comentarios

Siguenos!

Países que nos están viendo


Países que nos están viendo

Suscribete al Boletin