Agricultura Protegida

Invernadero bioseguro para el desarrollo de nuevas tecnologías

En febrero de 2018, fue puesto en operación con la finalidad de cumplir con la Ley de Bioseguridad de Organismos Genéticamente Modificados

El Invernadero Bioseguro para el Manejo de Organismos Genéticamente Modificados de Agricultura y Acuicultura del Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste (Cibnor) facilita la aplicación de ciencia básica para el desarrollo de nuevas tecnologías de alto impacto —en corto y mediano plazo— y optimiza la capacitación de capital humano altamente especializado, que incide en el desarrollo socioeconómico del noroeste de México.

En febrero de 2018, fue puesto en operación con la finalidad de cumplir cabalmente con la Ley de Bioseguridad de Organismos Genéticamente Modificados, con investigaciones puntuales en identificación de genes de plantas de interés comercial, optimización de sistemas de producción de biocombustibles a base de biomasa de microalgas, entre otros.

En su interior sobresale una estructura en forma de iglú de fibra de vidrio, hermético y aerodinámico, capaz de resistir vientos de hasta 240 kilómetros por hora, que garantiza que ningún elemento biológico escape de las instalaciones ante el impacto de fenómenos meteorológicos.

La doctora Gracia Alicia Gómez Anduro, investigadora titular A adscrita al Programa de Agricultura en Zonas Áridas del Cibnor y miembro del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), mencionó que el invernadero bioseguro, además de permitirles aplicar la ciencia y desarrollar nuevas tecnologías a bajo costo, les facilitará proveer de una formación académica innovadora a los estudiantes de posgrado de la institución.

Los estudiantes, además de realizar investigación de biotecnologías, podrán gestionar y administrar patentes, empresas de base tecnológica u organizaciones de otra índole, que les facilite integrar los productos o servicios resultado de sus investigaciones.

La empresa Bioera es la primera conformada por estudiantes, bajo este esquema de desarrollo. Está en el primer año de incubación y en próxima fecha pondrá a disposición un kit de diagnóstico y detección de organismos genéticamente modificados a un costo asequible.

Dentro del invernadero, los investigadores del Cibnor experimentan con microalgas ricas en lípidos para la producción de alimentos funcionales, con alto valor en antioxidantes, y adaptadas a ambientes marinos, para obtención de biomasa para la producción de biodiésel. Asimismo, extraen genes de plantas de importancia comercial, generan líneas de mayor crecimiento, que aumenten la productividad, resistencia a enfermedades y condiciones ambientales extremas; suelos áridos, tolerancia a salinidad, altas y/o bajas temperaturas, estrés hídrico, entre otros.

Los experimentos con plantas, donde colabora en la ingeniería genética y análisis de transcriptomas de los organismos, el maestro en ciencias Julio Antonio Hernández González, técnico asociado B adscrito al área de apoyo del Cibnor, coincide en el uso de especies autóctonas del noroeste de México. Un ejemplo es el estudio de chile chiltepín (Capsicum annuum var. glabriusculum) para desarrollar un paquete tecnológico para capacitar a personas de comunidades rurales de Baja California Sur y Sonora, principalmente, en la producción sustentable del cultivo.

Información e imágenes

Comentarios

comentarios

Siguenos!

Países que nos están viendo


Países que nos están viendo

Suscribete al Boletin