Granos y Oleaginosas

La certificación de semillas

La certificación de semillas ofrece certidumbre al agricultor, garantizando calidad física, genética, sanitaria y fisiológica de semillas

Las semillas son el origen de diversos alimentos, por eso es importante que se conserven en las mejores condiciones, esto es responsabilidad del Servicio Nacional de Investigación y Certificación de Semillas (SNICS).

La certificación que otorga el SNICS garantiza que la semilla empleada para la siembra dará como resultado un cultivo vigoroso y uniforme, además nos asegura que se encuentra libre de plagas y enfermedades, lo cual reditúa en una mejor cosecha y mayores ingresos para los productores.

El proceso de certificación lleva toda una metodología, que consiste en una inspección de campo y un análisis de laboratorio que compruebe la calidad de las semillas desde su origen, proceso de producción, almacenamiento, hasta su comercialización.

Una vez aprobada la inspección de campo y los análisis del laboratorio, la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) entrega una etiqueta oficial que avala la calidad de la semilla. Solo las semillas que cubren los requisitos de alta calidad genética, fisiológica, física y fitosanitaria son certificadas por el SNICS.

La certificación de semillas ofrece certidumbre al agricultor, garantizando la calidad física, genética, sanitaria y fisiológica de las semillas, dándole al consumidor una evidencia sobre el insumo que está adquiriendo por medio de un certificado de calidad (etiqueta de certificación).

Una semilla certificada es garantía de calidad y le ofrece al productor la seguridad en rendimiento y producción de sus cosechas.

Información e imágenes

Comentarios

comentarios

Siguenos!

Países que nos están viendo


Países que nos están viendo

Suscribete al Boletin