Pimiento con certificado de calidad

Los productores de pimiento morrón que desean entrar a mercados, nacional o internacionales, donde reciben mejores precios por su producto deben contar con certificados que avalen su calidad.

Las principales exigencias de los compradores están relacionadas con forma, color, tamaño, cantidad de residuos de plaguicidas, enfermedades, empaque y sanidad e inocuidad alimentaria.

Uno de estos sellos es el de MCS, que en el caso del pimiento morrón mexicano fresco destinado al consumo humano establece que el agricultor debe cumplir un pliego específico de condiciones que detallamos a continuación.

La hortaliza puede ser de forma cuadrada o blocky y alargado o lamuyo, de color verde, rojo, naranja, amarillo, morado u otro. Cumplir con un tamaño estándar que no debe ser menor a 64 mm de diámetro y 64 mm de longitud.

El productor debe asegurar que su producto no esté contaminado con metales pesados, por lo que tendrá que someterlos periódicamente a los estudios pertinentes para demostrarlo. En cuestión de residuos deberá ajustarse a los límites de plaguicidas establecidos por la Secretaría de Agricultura y la Secretaría de Salud, incluidos los productos utilizados para mejorar la apariencia de los frutos, entre otros.

El chile dulce, como también se le conoce al pimiento, deberá producirse y manipularse de acuerdo con lo establecido en los lineamientos para la certificación de buenas prácticas agrícolas y buenas prácticas de manejo en los procesos de producción de frutas y hortalizas para consumo humano en fresco, publicados por el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica).

En apariencia, el pimiento deberá estar entero y maduro, con aspecto fresco y sano, consistencia firme, sabor dulce sin ningún grado de pungencia o picor, bien formado y con el color que corresponda a su variedad.

Los pimientos deben estar limpios, exentos de pudriciones o deterioro por factores meteorológicos, microbiológicos o genético-fisiológicos. Aunque se aceptan algunos defectos, éstos deben ser superficiales y muy leves de tal manera que no afecten el aspecto general del producto. Los frutos que presenten pudrición o deterioro, al grado que sea inadecuado para su consumo, debe ser eliminados.

Al momento de empacar, se establece como indispensable un sistema de preenfriado, para reducir la temperatura del fruto, y la utilización de un desinfectante (autorizado) en agua o aire para tal fin.

Es importante que el empaque contenga toda la información sobre el producto en etiquetas y sellos de las cajas. El embalaje deberá estar provisto de características específicas como la utilización de tarimas 40 por 48 pulgadas, flejes metálicos, entre otras.

El productor que va a certificar pimiento morrón mexicano, debe cumplir con todo lo anterior y también presentar la información específica que contenga los datos generales de procedencia, información sobre daños físicos, residuos, uniformidad, etc.

La documentación adicional solicitada para embarque del producto, consta de certificados de calidad, fitosanidad internacional, sello del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA), si el embarque se dirige a la nación estadounidense, además de datos sobre la línea de transportación y de las cajas.

Auditorías del proceso de producción

El pliego de condiciones MCS determina que en todo el proceso de producción no debe existir mano de obra infantil y para el caso de los trabajadores agrícolas recomienda la adopción de programas integrales que promuevan el desarrollo del trabajador, para mejorar su calidad de vida.

Para evidenciar el cumplimiento de este pliego de condiciones, los órganos certificadores realizarán una auditoría del proceso, donde la empacadora debe tener un sistema con procedimientos y registros documentados de control de calidad que demuestre que las actividades del proceso de producción se realizan de manera permanente y con apego a la normativa aplicable, al pliego de condiciones correspondiente y a las buenas prácticas de manejo.

También pueden verificar el cumplimiento mediante la auditoría del producto, esta certificación se realiza por lote y consiste en la verificación permanente del proceso de producción. Para determinar si las especificaciones de calidad del producto se han cumplido, la certificadora deberá establecer su plan de muestreo conforme a las normas mexicanas vigentes.

Después de que se haya concluido todo el proceso, la certificadora determinará si el pimiento morrón analizado está en condiciones de ostentar el sello oficial MCS.

Una respuesta a Pimiento con certificado de calidad

  1. luis says:

    todo muy bien y nuestros mecadosy ventas al aire libre ,,que mercados municipales,tradicionales son un asco eso no tienen nuestras autoridades sanitarias tan capases,o salubridad donde se encuentran, en nuestra corrupcion con 200 años….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>