Análisis

Industria de exposiciones, clave para la reactivación de la economía

La industria de exposiciones y reuniones aporta el 1.8 por ciento del PIB en México

Ciudad de México, 5 de junio de 2020.— Es un hecho que la economía de muchos países se vio afectada debido a la contingencia sanitaria que obligó a la sociedad a detener sus actividades comerciales. En definitiva, la mayoría de las industrias resultaron afectadas por la situación y ahora que la crisis va cediendo es momento de replantearse la forma en la que se reactivarán.

En México, la industria de exposiciones y reuniones ha jugado un papel muy importante en la economía, al permitir el constante movimiento y crecimiento de otros sectores. De acuerdo con la Secretaría de Turismo, el sector de las exposiciones y congresos significa una derrama económica de 35 mil millones de dólares y aporta el 1.8 por ciento del producto interno bruto (PIB) nacional.

Estas plataformas alcanzan tal impacto gracias a que permiten reunir en un mismo lugar a los diferentes actores de un sector, ofreciéndoles una experiencia de negocio muy completa. Definitivamente el encuentro es el factor clave, ya que, al conocerse cara a cara, un comprador y un vendedor pueden entenderse y establecer un vínculo de confianza que les permitirá crear o estrechar una relación comercial sostenible.

En los últimos tres meses la actividad del sector se ha visto detenida. Diversas exposiciones y congresos tuvieron que posponerse para los últimos meses de 2020 o incluso hasta el año entrante, con la finalidad de procurar seguridad y bienestar a todas las comunidades involucradas. Sin embargo, los organizadores no detienen su creatividad y de la mano de asociaciones regionales e internacionales procuran desarrollar protocolos, manuales y nuevas formas de realizar eventos de negocio más seguros y exitosos para todos.

Tradex Exposiciones

Por un lado, se propone la implementación de estrictos protocolos de bioseguridad que incluyen: creación de pasillos más anchos, uso obligatorio de cubrebocas, constante sanitización de los espacios, entre otras acciones para garantizar seguridad en los eventos. Además, la industria trabaja en un proceso de digitalización con el propósito de ofrecer en un primer tiempo seguridad, y a largo plazo brindar una experiencia más completa.

Este proceso de digitalización daría lugar a lo que se llamarían “eventos híbridos”, basado en un componente digital, pero que conserva la esencia de las exposiciones, es decir, el encuentro cara a cara. La idea es usar la tecnología para complementar la experiencia de los públicos en el recinto. Si bien la digitalización es una tendencia creciente, su nivel de implementación dependerá de cada industria, pues no resultaría funcional para todas.

El mayor reto al que se enfrenta la industria es que depende de diferentes sectores afectados por la contingencia sanitaria. Comunicar y coordinar esfuerzos de todos los actores participantes será un elemento clave, pues solo con el trabajo colaborativo y tomando en conjunto decisiones asertivas se logrará crear eventos que reactivarán la economía.

Es importante mencionar que no es la primera crisis que atraviesa la industria de las exposiciones. Diversos fenómenos naturales y sociales han afectado sus procesos, sin embargo, su fuerza y cohesión han sido relevantes en la economía mexicana. Aunque esta crisis es tal vez una de las más difíciles, debido a la incertidumbre que ha generado, es momento de aprovechar lo más valioso que tiene el sector, su resiliencia y su capacidad de adaptarse para seguir con su papel catalizador en el desarrollo humano y económico.

Comentarios

comentarios

Siguenos!

Países que nos están viendo


Países que nos están viendo

Suscribete al Boletin