Floricultura

Cultivo de girasol de corte

Diversos estudios sobre sus variedades ornamentales enseñan los aspectos a tener en cuenta en el momento de su cultivo para flor de corte

El girasol cuenta con variedades para uso ornamental. Existen tanto variedades de flor de corte como de maceta, que constituyen una interesante alternativa para diversificar la producción local.

El mayor conocimiento ecofisiológico de esta especie proviene de las variedades oleaginosas, pero debido a que los caracteres de valor comercial son distintos a los utilizados en los tipos ornamentales, muchos aspectos no pueden ser trasladados y aplicados directamente. Por ello es preciso contar con información adecuada acerca del efecto que los distintos factores ambientales tienen sobre el desarrollo de estas variedades ornamentales para poder realizar una correcta planificación que permita obtener un producto de calidad en el momento deseado.

En el Instituto de Floricultura (INTA), Argentina, se están realizando estudios de la influencia de la duración del día, de la temperatura y de la radiación en el tiempo de floración, y en la altura de la planta en variedades para flor de corte. En todos los ejemplares evaluados, se ha observado una respuesta cuantitativa de día corto, independientemente de la temperatura de cultivo. Esto significa que a medida que la duración del día es menor, se acelera la floración, y por ello, la vara floral desarrolla una menor cantidad de hojas. En consecuencia, si los días tienen menos horas de luz (invierno), las varas son más cortas. Es decir, una determinada variedad para corte, por ejemplo, tendrá una mayor altura en un cultivo de verano respecto a uno de invierno, porque este último florecerá antes.

Debido a que hay grandes diferencias también entre las distintas variedades comerciales, la elección de una de ellas, según la época del año, es muy importante para obtener un producto de calidad. Así, si se opta por una variedad que se caracterice por tener varas largas para un cultivo de verano, hará que obtengamos plantas de tallos excesivamente largos, mientras que, usar variedades más bajas en invierno, hará que obtengamos tallos demasiado cortos. Entonces, para obtener varas de un largo adecuado, deberían utilizarse preferentemente variedades de tallos más alongados para cultivos invernales, y de varas más cortas para los cultivos de verano.

También se ha observado un fuerte efecto de la radiación en la calidad y en el tiempo de floración. A igual fotoperiodo, las plantas cultivadas con bajos niveles de radiación presentan un retraso en la floración, una disminución del largo de la vara y una menor calidad de esta, determinados principalmente por un menor tamaño del capítulo y un menor diámetro y peso seco de la vara (tallos más débiles). Entonces, el nivel de radiación que llega al cultivo podrá afectar la calidad de la vara en regiones de baja radiación, en invierno, y en cultivos excesivamente sombreados, durante el verano.

El profundo conocimiento de los efectos que el fotoperiodo, la temperatura y la radiación tienen sobre el crecimiento y el desarrollo del cultivo, permitirán obtener recomendaciones de manejo para maximizar la calidad y para realizar una adecuada planificación del cultivo en cualquier momento del año.

Información e imágenes

Comentarios

comentarios

Siguenos!

Países que nos están viendo


Países que nos están viendo

Suscribete al Boletin