Técnicas efectivas de limpieza y desinfección avícola

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on LinkedIn0Print this page

El objetivo principal de la mayoría de los programas de limpieza y desinfección es prevenir brotes de enfermedades.

Después del brote de influenza aviar ocurrida en Estados Unidos en 1984, varias compañías se dedicaron a estudiar los pro y los contra de los diversos programas de limpieza y desinfección de galpones. Nadie estaba completamente seguro de la frecuencia con que hay que limpiar y desinfectar las granjas ni de cuánto tiempo se mantienen estas condiciones.

El estudio encontró que si se siguen medidas de bioseguridad razonables, los beneficios de la limpieza y desinfección duran aproximadamente un año. Si se presenta algún problema de enfermedades, podría ser ventajoso realizar las tareas de higiene y esterilización con más frecuencia. Los programas anuales de limpieza y desinfección se pagan por sí solos con el mejoramiento de la conversión alimenticia, aumento de la ganancia de peso y la disminución de los decomisos.

Bioseguridad

El mejor programa de limpieza y desinfección no vale nada si no se toman medidas razonables para asegurar que los pollos sanos que se reciben en la granja mantengan esa cualidad. No permita que sus pollos entren en contacto, directa o indirectamente, con otras aves o con personas que trabajan con ellas. La bioseguridad es un principio que se basa en el aislamiento de aves sanas y tiene la misma importancia que la cuarentena de los grupos enfermos.

La mejor técnica que se ha estructurado para reducir la pérdida de aves es el sistema “todo dentro-todo fuera”. Todos los pollos llegan al criadero a la misma edad y el mismo día, mientras que las todas aves adultas son recogidas y llevadas al matadero ese mismo día.

Tiempo de limpiar

Tómese por lo menos dos semanas para limpiar la granja y prepararla para recibir el nuevo lote. Ese plazo es necesario para dar tiempo suficiente a que se mueran las bacterias y los virus que quedaron en el galpón. La luz del sol puede ser muy útil para destruir algunos patógenos. No todos pueden ser eliminados, pero se reducen en número.

Si las actividades se suspenden durante un plazo menor el sistema todo dentro-todo fuera pierde su beneficio. Si el segundo lote entra demasiado rápido, usted terminará operando esencialmente con un lote de edades múltiples. Las enfermedades pueden transmitirse de un grupo a otro y se irán haciendo cada vez más graves hasta que se vea obligado a vaciar la granja y desinfectarla completamente.

Además de dejar por suficiente tiempo el galpón vacío, haga todo lo posible por evitar que sus aves se pongan en contacto con otras. No permita a las aves silvestres entrar al galpón ni favorezca que aniden en la granja.

Mantenga el galpón cerrado. Si alguien que no sea su supervisor necesita entrar, manténgase informado. No permita que nadie que haya estado en contacto con otras aves entre a las instalaciones de su granja. Si usted ayuda a otro granjero cámbiese la ropa y desinfecte las botas antes de entrar en el galpón y repita esta medida cuando regrese a sus instalaciones. Incluso si sus pollos parecen estar sanos pueden ser portadores de alguna enfermedad. Insista en que su supervisor y cualquier otro empleado que deba visitar otras granjas, se ponga todos los días botas recién desinfectadas antes de entrar en los galpones.

¡Elimine roedores!

No deje entrar roedores ni animales domésticos. Una sola rata puede fácilmente destruir 25 kilos de alimento en un año. Si crece el número de roedores, eso no es nada bueno para su conversión alimenticia. Pero lo más importante es que los roedores pueden ser portadores de enfermedades aviares.

Los animales domésticos también pueden transmitir estos patógenos de un lote a otro. El uso de gatos dentro de los galpones para resolver el problema de las ratas sólo sustituye un portador por otro. Perros y gatos pueden transportar en la boca y la piel los agentes infecciosos.

Elimine los pollos muertos tan pronto como pueda mediante el uso de un incinerador. Las aves pollos que se comen a un ave muerta pueden transmitir infecciones. Si por alguna razón sus animales tienen algún problema grave de enfermedades y su incinerador no tiene la capacidad para manejar la cantidad de animales muertos, de inmediato póngase en contacto con su compañía de integración. No trate de ocultar el brote eliminando los pollos fuera de la granja. Es del mejor interés para su granja, su compañía y sus vecinos que la enfermedad quede confinada en un área donde pueda ser manejada.

Problemas especiales

El ciclo de la mayoría de las enfermedades aviares puede interrumpirse usando el sistema todo dentro-todo fuera. Esta práctica, combinada con una limpieza y desinfección adecuada, es muy eficaz en muchos casos.

La mayoría de las enfermedades son altamente infecciosas y le cuestan a la industria avícola grandes cantidades de dinero. Las autoridades sanitarias supervisan los procedimientos de limpieza y desinfección para asegurarse de que tales enfermedades no se transmitan de un criadero a otro.

Existen otros padecimientos que no son tan infecciosos, sin embargo, pueden ser una pesadilla para los productores, pues son muy difíciles de eliminar usando los procedimientos normales de limpieza y desinfección.

Como es difícil eliminarlas, concéntrese en la prevención antes que la curación. La mejor forma de hacerlo es eliminando todas las aves muertas y la cama húmeda o apelmazada.

La forma más efectiva de eliminar el problema una vez que una bacteria se ha establecido en el suelo, es modificar su acidez (pH) con la incorporación de azufre, lo cual crea un ambiente desfavorable para su crecimiento. Muchas veces un tratamiento como éste, seguido de una doble capa de cama, contribuye a la recuperación. Pero si se trata de una bacteria persistente serán necesarios varios tratamientos.

El procedimiento de limpieza

La limpieza debe ser profunda y realizada a conciencia. Muchas compañías de integración avícola tienen excelentes guías para efectuar la limpieza. Si su compañía las tiene, sígalas. Si no, a continuación damos una guía general para su información.

El primer paso de la limpieza es decidir cómo y cuándo tratar el galpón con un insecticida apropiado para eliminar las cucarachas de la cama.

Algunos productores prefieren hacer el tratamiento inmediatamente después de que sale el lote, antes de que las cucarachas tengan tiempo de emigrar. Otros prefieren esperar hasta que se ha sacado la cama y aplican el insecticida como parte del proceso de limpieza.

Si usa un tratamiento residual del suelo, aplíquelo a los pisos de tierra solamente después de haber terminado toda la limpieza y desinfección, antes de colocar la nueva cama.

Cualquiera que sea el procedimiento de control de cucarachas que emplee, tenga cuidado de usar el insecticida siguiendo las instrucciones de la etiqueta. Luego saque todo el equipo móvil y déjelo afuera, expuesto al sol, mientras completa el resto de la operación de limpieza.

A algunos productores les gusta eliminar el polvo y las telarañas de los techos, paredes, cortinas, aspas de los ventiladores, celosías, equipos, etcétera, antes de sacar la cama. Es una buena idea si está muy húmeda. Pero si está muy seca, cuando la extrae suele producir tanto polvo que es mejor esperar y limpiar el polvo después de sacar la cama. Posteriormente, lave a fondo el galpón. El uso de una máquina de presión facilita el proceso de lavado, aunque hay que tener cuidado, pues el agua a presión puede dañar techos y cortinas. Añada un poco de detergente al agua para aumentar la acción de limpieza. Asegúrese de que el detergente es compatible con la sustancia que vaya a usar más tarde para desinfectar.

Cerciórese de cubrir los motores de los ventiladores, conmutadores, tomas de corriente y demás equipos eléctricos antes de lavar. Limpie esos equipos con un soplador, cepillo seco o un trapo, antes de cubrirlos. Comience por la parte alta del galpón y vaya bajando poco a poco. Es muy importante realizar un buen trabajo al quitar el polvo, cama y excrementos. Asegúrese de limpiar las repisas, armaduras, tomas de aire y todos los lugares donde se acumula polvo, sucio y basura.

La mayoría de los desinfectantes son menos efectivos si se aplican en presencia de materia orgánica. El polvo, cama y las materias fecales disminuye la efectividad del desinfectante para eliminar los microorganismos patógenos. Se obtienen mejores resultados cuando se trabaja sobre superficies limpias.

En el pasado se han utilizado fumigantes para desinfectar los galpones. Hoy, existe cierta preocupación porque algunos de esos productos son tóxicos o carcinógenos. Tenga mucho cuidado si los usa. Lea y siga las instrucciones de la etiqueta y use solamente los productos que estén aprobados para el propósito al que se destinan y son más efectivos cuando se aplican en el galpón completamente cerrado.

Muchos desinfectantes son muy efectivos cuando se usan apropiadamente, los más populares para la desinfección de galpones avícolas son los destilados de alquitrán, fenoles sintéticos y compuestos de amonio cuaternario.

Estos compuestos son los que mejor se ajustan porque no son susceptibles a la desactivación por materia orgánica y son relativamente poco corrosivos del equipo, aunque entre estos desinfectantes unos son más efectivos que otros en presencia de materia orgánica. Cualquiera que sea el producto que usted elija, siga las instrucciones del fabricante.

En la mayoría de los casos, la mejor forma de aplicar desinfectantes es por aspersión o como espuma con un inyector de mediana presión. La limpieza a vapor (a 145°C), con agua solamente, es también una forma segura de desinfectar si se posee el equipo apropiado. Después de desinfectar, espere a que el galpón se seque completamente.

Compruebe que la limpieza y desinfección de los comederos, tolvas y depósitos para alimento se haga a fondo. Raspe todo el sistema de distribución de alimento para eliminar cualquier residuo. Limpie el depósito con un equipo de alta presión y desinfecte con una solución de cloro al 10 por ciento. No olvide limpiar y desinfectar los bebederos. Drene las tuberías de agua y limpie los tanques, los distribuidores, los dosificadores, etcétera.

El aire fresco y el sol ayudan a disminuir la cantidad de microorganismos presentes. Deje entrar todo el aire y la luz que pueda mientras permanece vacío. Naturalmente, impida la entrada de aves silvestres o cualquier otro animal, especialmente luego de la desinfección.

Además de limpiar y desinfectar el interior del galpón, lave el área que lo rodea. Mantenga la vegetación de los alrededores bien podada. Desinfecte un superficie de al menos tres metros de diámetro en el exterior y manténgala limpia de basura, excrementos y plumas.

  • Etiquetas

  • Comentarios

    comentarios