Política Agropecuaria

Aumenta trabajo infantil en agricultura

La FAO alerta que esta tendencia socava los esfuerzos para acabar con el hambre y la pobreza impulsadas por conflictos y desastres

Tras años de descenso constante, el trabajo infantil en la agricultura ha comenzado a aumentar de nuevo en los últimos años, impulsado en parte por un aumento de los conflictos y los desastres provocados por el clima. Esta tendencia preocupante no solo amenaza el bienestar de millones de niños, sino que también socava los esfuerzos para acabar con el hambre y la pobreza en el mundo, advirtió hoy la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en el Día Mundial contra el Trabajo Infantil.

El número de niños que trabaja en la agricultura ha aumentado en todo el mundo de forma considerable, de 98 millones en 2012 a 108 millones hoy —tras más de una década en continuo descenso—, según las últimas estimaciones. Los conflictos prolongados y los desastres naturales de tipo climático, seguidos por la migración forzada, han obligado a cientos de miles de niños a ponerse a trabajar.

Los hogares en los campos de refugiados sirios en el Líbano, por ejemplo, son propensos a recurrir al trabajo infantil para garantizar la supervivencia de la familia. Los niños refugiados realizan diversas tareas: trabajan en el procesamiento del ajo, en invernaderos para la producción de tomates o recolectan papas, higos y frijoles. A menudo están expuestos a múltiples amenazas, entre las que se incluyen plaguicidas, condiciones inadecuadas de saneamiento en el campo, temperaturas elevadas y fatiga por realizar trabajos que exigen un gran esfuerzo físico durante periodos prolongados.

Al mismo tiempo, los esfuerzos para eliminar el trabajo infantil en la agricultura se enfrentan a retos persistentes, a causa de la pobreza rural y al concentrarse el trabajo infantil en la economía informal y el trabajo familiar no remunerado.

La FAO subrayó que el trabajo infantil en la agricultura es un problema mundial que perjudica a los niños, daña al sector agrícola y perpetúa la pobreza rural. Por ejemplo, cuando los niños se ven obligados a trabajar muchas horas, sus opciones de asistir a la escuela y desarrollar sus habilidades se ven limitadas, lo que interfiere con su capacidad de acceder a oportunidades de empleo decentes y productivas más adelante en la vida, incluyendo los empleos en un sector agrícola modernizado.

El trabajo infantil se define como aquel que no es apropiado para la edad de un niño, afecta a su educación o puede dañar su salud, seguridad o moralidad. Sin embargo, no todo el trabajo realizado por los niños se considera trabajo infantil. Algunas actividades pueden ayudarles a adquirir importantes habilidades para su sustento y contribuir a su supervivencia y seguridad alimentaria.

Sin embargo, gran parte del trabajo que realizan los niños en la agricultura no es apropiado para su edad. A menudo es peligroso y puede afectar a su bienestar. Por ejemplo, cuando los niños trabajan en campos tratados con plaguicidas, permanecen despiertos toda la noche en barcos pesqueros o transportan cargas pesadas, esto puede interferir con su desarrollo social y físico.

Un enfoque más amplio para eliminar el trabajo infantil

La FAO y sus socios intentan poner fin a la dependencia de las granjas y empresas familiares del trabajo infantil, mejorando las habilidades de los pequeños agricultores familiares en especial, ofreciendo acceso a insumos y créditos, en particular a las mujeres, e implementando prácticas agrícolas sostenibles para mejorar la productividad y hacer que las pequeñas explotaciones sean lo suficientemente viables para emplear a adultos en trabajos decentes. El organismo de Naciones Unidas apoya también a los países para integrar el trabajo infantil en las políticas, legislación, programas y estrategias nacionales.

Como parte de su planteamiento más general para eliminar el trabajo infantil en la agricultura, la FAO promueve esfuerzos para aumentar los ingresos de las familias rurales a fin de que tengan los medios para enviar a sus hijos a la escuela en lugar de trabajar.

La FAO ha desarrollado además materiales adaptados a los países que ofrecen orientación práctica, como el Manual para supervisar y evaluar el trabajo infantil en los programas agrícolas y la Guía visual para facilitadores: ¡proteger a los niños de los plaguicidas!

Información e imágenes

Comentarios

comentarios

Siguenos!

Países que nos están viendo


Países que nos están viendo

Suscribete al Boletin